Puerto Vallarta, Jalisco. A 28 de Septiembre del 2016

 

¡Se Salvó el Elektra!

 
 
 

La seguridad fue violada de madrugada por un grupo de ladrones…

 
 
 

Por Alberto García Farías

La madrugada del pasado martes las cámaras y la alarma de la tienda Elektra de la sucursal Palmar de Aramara, se observó a tres sujetos en el interior de la tienda y quienes al parecer estaban robando.
Los municipales acudieron al lugar para investigar a eso de las 02 de la mañana, al mismo tiempo que llamaban al teléfono del gerente de la tienda para que acudiera para abrir la puerta, ya que escucharon ruidos dentro de las instalaciones pero el hombre nunca llegó, y por esa razón se retiraron del lugar, ya que con las puertas cerradas nada se podía hacer.
La segunda llamada se dio apenas minutos después de las 03 horas de la mañana, las unidades policiacas acudieron a ver qué pasaba, al mismo tiempo que volvían a llamar al gerente de la tienda, pero de nueva cuenta nunca llegó, por eso se retiraron del lugar, sin poder revisarlo.
La tercera llamada de los desesperados operadores de base Palomar de Guadalajara, insistían que dentro de la tienda estaban al menos tres sujetos que no pertenecían a la tienda, mientras que le daba la gana al gerente llegar para poder investigar dentro de la tienda, los municipales revisaron los alrededores, notando las deficiencias del sistema de seguridad, además de que parecía que los ladrones inhabilitaron el sistema de seguridad electrificado, al cual le reventaron los cables para poder pasar.
Los rateros rompieron parte de los ductos de los aires acondicionados y la pared para poder entrar a las oficinas, ahí se dieron cuenta de lo que pasaba pero faltaba entrar a la tienda, ya que sin la autorización del gerente no era posible, además de que había la posibilidad de aun hallar a los ladrones dentro de la tienda.
De mala gana, el gerente abrió la tienda y cuando le preguntaron por qué no contestaba las llamadas, ese dijo que no le pareció que fueran importantes, según comentaron los municipales.
Luego entraron a la tienda con todas las precauciones, cortando cartucho hasta llegar a las oficinas, donde los ladrones causaron daños en las oficinas administrativas, donde vieron el boquete, pero al parecer no les fue cómodo que las autoridades estuvieran dando vueltas cada que sonaba la alarma y mejor se fueron, subiendo por la cuerda hasta la azotea donde se perdieron sin dejar rastro.

 
 
v