• Verónica Díaz Rodríguez

Al “Pelón” la Muerte lo Sorprendió en la Calle

Un hombre de 35 años, murió afuera de una tienda de autoservicios, en la Delegación las Juntas, al parecer de un infarto fulminante.


Los hechos se registraron alrededor de las 14:30 horas, cuando el hombre a quien los lugareños conocían con el mote de “El Pelón” deambulaba por la orilla de la carretera estatal 544 y de pronto, al parecer se sintió mal trató de llegar la banqueta, afuera de un Kiosco, pero al llegar al estacionamiento de ese establecimiento, de pronto se desplomó.


Personas que se encontraban comprando en esa tienda, al ver lo que ocurrió, salieron a tratar de auxiliarlo, notando que estaba inconsciente, por lo que de inmediato reportaron al número de emergencias 911, para que enviaran una ambulancia.


A los pocos minutos en el sitio se presentaron elementos de la Policía Municipal y paramédicos de Bomberos, quienes al tratar de brindarle auxilio a la persona, notaron que ya no contaba con signos vitales, por lo que únicamente restó colocarle una sábana para cubrir el cadáver y dar parte a las autoridades judiciales.

Por su parte, oficiales de la policía se encargaron de acordonar la zona en tanto llegaban agentes judiciales y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses para realizar las pesquisas correspondientes.

Durante las diligencias se pudo apreciar que el cuerpo no presentaba lesiones o algo que hiciese presumir que la causa de muerte fue por algún hecho violento, sino que por las características propias que se apreciaban en su cuerpo y rostro, se presumen que murió de un infarto agudo.

De acuerdo con algunos vecinos y comerciantes de la zona, el ahora occiso era un hombre de 35 años al que conocían con el apodo de “El Pelón”, quien vivía en la calle y era adicto al alcohol y las drogas.

Finalmente el cadáver fue trasladado al anfiteatro del SEMEFO en donde se le realizaría la necropsia de ley, mientras que autoridades investigan el paradero de sus familiares para que acudan a reclamar sus restos para que le den cristiana sepultura, pues de lo contrario, iría a parar a la fosa común.