• Ruben Gómez Bernal

APARECIÓ EL TÍTULO DEL FALLECIDO SALVADOR LLAMAS


Después de que en el Seapal no existía documentación alguna de que el fallecido ex director del organismo Salvador Llamas Urbina, tuviera estudios de licenciatura, apareció el registro de una cédula profesional de este año 2022.

De acuerdo al Reglamento Orgánico del Seapal, el director debe de tener mínimo licenciatura, además de experiencia en administración de empresas, ingeniería o en materia hidráulica y experiencia en mandos superiores.

Un diario de Guadalajara interpuso el recurso de revisión y el Instituto de Transparencia del Estado con fecha del 30 de septiembre, ordenó al Seapal en un plazo de 10 días hábiles entregar la documentación de estudios para en caso de no tenerla, iniciar el procedimiento de responsabilidad administrativa.

De acuerdo como lo cita MURAL, que promovió la entrega de la documentación, fue entregada vía oficio el 31 de octubre, la información curricular de Llamas Urbiuna, por Mónica Maritza Martínez Alvarado, jefa de Recursos Humanos del Seapal, entre ellos como comprobante de estudios una imagen del Registro Nacional de Profesionistas, en donde se señala que el malogrado Llamas Urbina cursó sus estudios de Licenciatura en Economía en la Universidad CUGS de la CDMX, no obstante, señala MURAL que en la documentación que les fue entregada por el Seapal se señala que Salvador Llamas Urbiuna había cursado Ingeniería en Agronomía del Tecnológico de Monterrey, y que entre los datos curriculares que fue coordinador de imagen institucional y ruedas de prensa nacional de Andrés Manuel López Obrador en su campaña a la Presidencia de México, y ser consejero nacional de Morena.

NO RESPONDE LA POLICÍA, SIGUEN LOS ROBOS

Por dónde quiera se escuchan las quejas de los ladrones callejeros, esos que esconden bajo las sombras de la noche a los barrios y colonias pero sobre todo a las zonas residenciales en dónde tienen la oportunidad de obtener buenos botines. La seguridad de los vallartenses en ciertas áreas sigue siendo no mala sino pésima, en dónde los vecinos se acuestan y de levantan con el pendiente de que les roben las cosas de sus carros, que con chorchas los abran y les roben batería, llantas de refacción, herramientas, cuando bien les vaya.

Se están dando casos de que a plena luz del día, se roban los autos.

Es inexplicable lo que pasa, que en la Comisaría de la policía en vez de aceptar responsabilidades, se culpe a la prensa de amarillista. La realidad es que la policía en robos de "bajo impacto" no sirve, los raterillos, esos que pululan día y noche aprovechando que los policías utilizan las patrullas para hacer "turismo" con el confort del aire acondicionado se pasean en sus "operativos" de vigilancia sin ensuciarse los zapatos, y claro reportan el "sin novedad".

Y no es joder por joder. Por ejemplo en las áreas turísticas no se puede negar que existe buena vigilancia, que la policía está atenta y alerta, y es que mucho importa que los turistas y vallartenses, al menos en ciertas áreas se sientan seguros, vigilancia exitosa que es de aplaudirse.

Pero en las colonias y otros desarrollos, que Dios los agarre confesados con los raterillos de poca monta que tal parece que tienen convenio con los policías encargados de sus áreas.

Tenemos reportes de que en la colonia Los Sauces que por sus calles durante días unos misteriosos motociclistas se estacionaban por largas horas sin moverse. A los vecinos les pareció extraño por lo que reportaron a la policía su sospechosa actitud, pero no respondieron al llamado y un domicilio fue vandalizado, le robaron cámara de vigilancia, paneles solares y otras cosas, que si acuden la solicitud no pasa nada.

Continuamente las unidades de taxis son robadas, afortunadamente son recuperadas, los delincuentes las abandonan en las colonias o poblados cercanos.

No le queda otra a los jefes policiacos que apretar tuercas, que los operativos dejen de hacerse patos y le metan ganas a su chamba. En otras palabras que no sean burla de los raterillos que drogados o borrachos hacen de las suyas.