• Verónica Díaz Rodríguez

Aventó la Casa por la Ventana


Un hombre que se encontraba bajo los influjos del alcohol y drogas, lanzó todo el menaje de casa por la ventana de su domicilio, en un tercer piso de la colonia El Calvario.


Los hechos se registraron ayer por la tarde, cuando la tranquilidad de los vecinos de la calle Emiliano Zapata y 12 de Octubre, se vio interrumpida, cuando los gritos de un hombre que amenazaba con matarse y el ruido de muebles que caían por la ventana de un tercer piso.


Al salir las personas a investigar qué era lo que pasaba, vieron como su vecino, un hombre de origen extranjero, se encontraba bajo los efectos de alguna droga y el alcohol, estaba enloquecido por alguna situación que le había ocurrido y quiso desquitarse con lo que encontró a su paso. Hubo momentos en los que se creía que el sujeto se lanzaría por la ventana del departamento, por lo que de inmediato reportaron al número de emergencias.


A los pocos minutos se presentaron elementos de la Policía Municipal y rescatistas de Bomberos, quienes de manera inmediata cerraron la circulación a la calle Emiliano Zapata para evitar un accidente, pues el individuo no dejaba de lanzar cosas.

Enseguida los Bomberos subieron al tercer piso del edificio, donde estuvieron dialogando desde afuera del departamento para convencer al hombre de que les abriera la puerta, pero no hacía caso y continuaba lanzando muebles por la ventana.

Por al menos una hora los bomberos le aplicaron los primeros auxilios psicológicos, hasta que lograron convencerlo y una vez que abrió la puerta, se dieron cuenta que la persona estaba muy intoxicada por el consumo de alcohol y algún tipo de droga, por lo que fue asegurado con ayuda de los policías para evitar que se lanzara desde el tercer piso.

Sobre la calle quedaron gran cantidad de cosas hechas añicos, algunos muebles, ropa y hasta la estufa, de los cuales nada fue rescatable, pues presentaban daños en su totalidad.

El hombre fue trasladado a las celdas municipales en donde quedó bajo vigilancia de trabajo social y el área de psicología, para que quedara bajo arresto en tanto se le pasa el efecto de todo lo que consumió, evitando así que fuera a cometer una locura.