• Adolfo Torres

Buscan Turistas Encontrarse con Dios

Turistas además de disfrutar las bellezas de Puerto Vallarta, también buscan encontrarse con Dios, al visitar la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe que se ubica en el corazón de la ciudad costera jalisciense.


Lo anterior fue señalado por el obispo de la diócesis de Tepic a la cual pertenece dicha parroquia, Luis Artemio Flores Calzada, al inaugurar la exposición “100 Años de la Parroquia de Guadalupe en el Pincel Vallartense”, que conmemora el centésimo aniversario del lugar.


“Yo pienso que Vallarta es un lugar muy bello, muy hermoso que ha traído a muchos turistas de muchas partes del mundo que disfrutan la belleza de Vallarta, pero que también la gente busca encontrarse con Dios y visita la Iglesia, sobre todo la mayoría de los católicos, otros por el arte”.

El prelado indicó que además de ser un pueblo con una profunda fe religiosa en Nuestra Señora de Guadalupe, los habitantes de Puerto Vallarta son seres que demuestran una gran cordialidad a quienes visitan la ciudad.

“Lo que sí he escuchado mucho en los turistas que los habitantes de Vallarta tienen un corazón muy hospitalario, mucha gente dice, es que la gente es muy buena, muy amable, escuchaba a algunos canadienses que decían ^yo he encontrado en este lugar gente muy amable, muy atenta^”.

Por lo que invitó a los habitantes de Puerto Vallarta a conservar la amabilidad que lo caracteriza; además de señalar que los cien años de la parroquia unen a los vallartenses, incluso aquellos que no profesan la fe católica.

“Es un motivo de gran alegría ver que durante cien años ha sido un punto de comunión, de unidad, que anhelamos todos, por sentirnos todos hermanos y creo que este edificio, esta parroquia es lo que significa: la casa, la iglesia entre sus vecinos entre sus casas”.

Agregó que la parroquia a lo largo de los años ha sido un punto de unidad en Puerto Vallarta, además de un sitio en el que se colaborará en la obra de Dios.

“¿Y cuál es la obra de Dios? Que se vaya estableciendo su reino, que haya amor, alegría, paz, fuentes de trabajo, que a nadie le falte lo necesario en su vida, pero sobre todo la paz, la armonía”.

Añadió que con el centésimo aniversario, que se celebró el pasado martes, se vienen nuevos retos para la comunidad católica del municipio, especialmente para aquellos que forman parte de la zona del centro de la ciudad donde se encuentra ubicada la parroquia.

“Creo que estos cien años es un motivo de darle gracias a Dios, pero también de tener los nuevos retos, como lo decía el nuncio, los nuevos retos de impulsar los valores del Evangelio a todos los niños, a todos los jóvenes, que ellos también se enamoren de Cristo, se enamoren de su iglesia y que se sientan también parte importante de la Iglesia”.

Flores Calzada fue el encargado de cortar el listón con el que quedaba formalmente inaugurado el recinto, se dijo que hasta ese momento no se tenía un nombre para éste, aunque se tenía como propuesta nombrarlo “Museo de Las Peñas de Guadalupe”.