• Adolfo Torres

Colonias Populares Afectadas por “Nora”

Pese a que la gran mayoría de los esfuerzos de recuperación, luego del paso del Huracán “Nora” por Puerto Vallarta han sido enfocados al centro de la ciudad, la realidad es que existen un buen número de colonias dañadas.

Dos de dichas áreas afectadas son las colonias Playa Grande y San Esteban, las cuales se encuentran en los márgenes del Río Pitillal, otro de los que tuvo crecida durante el paso del fenómeno climático.


En dicha zona, al menos tres casas fueron prácticamente derrumbadas, luego de que el caudal del río se extendiera aproximadamente 20 metros de ancho, lo que provocó el colapso de las mencionadas viviendas; así como un albergue para perros.


“Eran como unas cuatro casas, la de aquí atrás de mí y más adelante otra, todo lo que vivía a la orilla todo se lo llevó y también estaba la perrera y también se llevó la casita de la perrera”.

El hombre a quien la fuerza del Río El Pitillal le destrozó la mitad de su vivienda, indicó que entre su vivienda y el río todavía había un callejón de aproximadamente ocho metros de ancho, el cual en este momento simplemente ya no existe.

Por otro lado, el alcalde informó que cerca de 300 viviendas fueron las que resultaron con algún tipo de afectación tras el paso de “Nora”; además de que el 40% de la ciudad tiene algunas crisis ya sea de agua potable o de energía eléctrica.

Y es que posos radiales del Río Pitillal, de Cuale; así como el de Los Horcones sufrieron en mayor o en menor medida daños, como lo muestra la tubería que atraviesa el Río El Pitillal entre las colonias Buenos Aires y Paso Ancho.

Además en colonias de las laderas, como lo es El Remanse, lugar en el que vive el profesor Jesús García, quien es adulto mayor por lo que al momento de resultar afectado, le cuesta trabajo ingresar a su domicilio.

“La lluvia ahora sí del sábado derribó la barda perimetral del frente de diez metros y no se puede tener acceso porque abajo es un deslizadero, el Ayuntamiento había dicho que se iba hacer una barda perimetral lo que ni siquiera ha visto porque hay otras prioridades, comprendo”.

Del mismo modo algunos restaurantes de Boca de Tomatlán resultaron dañados por la caída de un gran árbol; así como el desbordamiento del Río Los Horcones, algunos ciudadanos pensaban que el muelle sería arrastrado por la corriente debido a sus fallas, sin embargo éste resistió.

Cave señalará que en este momento la gran mayoría de las viviendas afectadas se encuentran vacías debido a que sus moradores decidieron irse a albergar con familiares en lo que se restauran sus casas o encuentran otro sitio para vivir.