top of page
  • Ruben Gómez Bernal

DESPIDE EJIDO PUERTO VALLARTA A DON RAMÓN GARCÍA


Con guardias de honor ante el féretro de don Ramón García fue despedido en homenaje de cuerpo presente en las instalaciones del Ejido Puerto Vallarta por sus compañeros ejidatarios encabezados por su dirigente Esteban García Aréchiga, y miembros del Comisariado Ejidal, contando con la presencia de sus hijos y familiares, varios de ellos miembros del Ejido.

Emotiva y conmovedora fue la despedida de quien fuera uno de los pilares del núcleo agrario que  le tocó vivir las dos etapas del ejido, la de la defensa a ultranza de los intereses de los ejidatarios, y después la época moderna, ya que don Ramón tenía más de 90 años de edad, y siempre se mantuvo fiel al movimiento del ejido, hasta que por la edad ya no pudo participar, lo que calificó Esteban García Aréchiga como “un ejemplo a seguir por todos los que pertenecemos al Ejido Puerto Vallarta”



El féretro fue colocado ante el altar a la Virgen de Guadalupe, elaborado por la licenciada Chuyita García Aréchiga, ante el que se sucedieron las guardias  de honor, teniendo como fondo la música de la Banda Perla Negra, que les acompañó hasta el Panteón de Ramblases lugar de su última morada.


A un costado del féretro y acompañado de la licenciada Chuyita, el dirigente del núcleo agrario, destacó la fidelidad de don Ramón al Ejido, en el que señaló que estuvo dentro de los dos frentes, el de antes y el después, demostrando que “fue un hombre leal a sus principios y sus compañeros ejidatarios”.

Recordó que “Ramón fue parte integrante de la mesa directiva, formó parte importante de los Conejos, y de los trabajos que el ejido llevaba a cabo. No recuerdo que haya tenido problemas con alguien, o tenido diferencias, porque siempre buscaba la reconciliación. Por ello es una lamentable pérdida para el ejido, por lo que no perdemos solo un compañero, perdemos a una gran parte del ejido, un ejidatario excepcional y de buenas costumbres,  por eso es difícil despedirlo, y positivo que los ejidatarios hayan acudido al llamado”.


Pidió a sus hijos presentes Eva, Clemente, Antonio, Gabriela, Pedro y Vicente,  que honren la memoria "del compañero Ramón, con su buena actuar, con su buena conducta dentro del ejido”, al tiempo que recordó que el ejido no se circunscribe no sólo a los ejidatarios, sino también a sus familias, lo que fue muy bien representado por don Ramón García.


A don Ramón lo despidieron con aplausos de lo que fue su casa por más de medio siglo,  en donde estuvo no solo como integrante del Comisariado Ejidal, también como un ejidatario más, que siempre mostró su disciplina y cariño por la organización agraria.

Comments


bottom of page