• Ruben Gómez Bernal

DESPUÉS DE SIETE AÑOS, POR FIN MORENA TIENE DIRIGENTE ESTATAL: KATIA CASTILLO


Después de siete años que Morena Jalisco estaba sin dirigencia, como ya conocido el partido el Presidente López Obrador, por fin tiene abanderada, se trata de Katia Castillo, y si quiere rastrear sus actividades políticas, ni le busque. Es de la sangre nueva que está impulsando Morena, que no tiene mayor trascendencia curricular, pero que seguramente crecerá mucho al tener la responsabilidad de tutelar las próximas elecciones, sobre todas las cosas pintar con los colores de Morena los municipios, ganar el Congreso y por supuesto la gubernatura. Katia llega postulada por una alianza partidista en la que el hombre fuerte del partido en el estado, Carlos Lomelí, aglutinó liderazgos para que la elección fuese tersa y sin problemas, un paso muy importante desde el momento en que los 200 asambleístas salieron a partir de un piñón de las reuniones luego de generar acciones electorales que redundaron en la unidad y el triunfo.

EL GRUPO VALLARTA.- El profe Michel, Salvador Llamas, Bruno Blancas Mercado, cabezas visibles del Grupo Vallarta de Morena, quedaron bien parados en la nueva configuración de Morena Jalisco, fue de los que empujaron fuerte en la elección por lo que fue un sesgo total, de lo que había antes en la que prácticamente a nivel estado Morena estaba descabezado, con dirigentes “importados del centro” Hoy evidente Carlos Lomelí, tendrá el control del partido, primero porque ya tiene tato convertido en su líder moral y segundo por la encomienda que recibió de parte de los 200 congresistas que lo eligieron como presidente del Consejo de Delegados.

En caso de que no llegue a cuajar la reelección del profe Michel, olvídese de Chava Llamas, su verdadero interés está en la política nacional, y el beneficiario sería el mexiquense Bruno Blancas Mercado, quien es el aspirante natural después del profe Michel y don Chava Llamas. Todo radicará en si decide el alcalde participar en la reelección. De ahí partirá todo.

LA DELINCUENCIA RETA

Y no es que Puerto Vallarta está blindado contra la delincuencia, porque en todos lados y rincones de nuestro país, y de muchos países, se cuecen habas. Aún en los países con la mejor tecnología en la vigilancia suceden actos delictivos, algunos graves, otros no tanto. Poner en contexto la situación de Puerto Vallarta es otra cosa. Es hablar de lo nuestro, de lo que en seguridad nos interesa, por eso la policía municipal reforzada con la Guardia Nacional y la Marina, tienen que realizar sus mejores esfuerzos en mantener la delincuencia a raya. Dos “boquetazos” uno en el Mercado Municipal Río Cuale y otro cerca, ocurridos en pleno centro de la ciudad, es un reto de la delincuencia y si se nota la forma de cómo operaron para meterse son formas que no son utilizadas por la delincuencia local.