• Verónica Díaz Rodríguez

Dos Ejecutados en Vallarta 500


Uno de los ejecutados recibió al menos dos impactos en la cabeza.

Dos hombres fueron ejecutados la noche del sábado en el fraccionamiento Vallarta 500, a manos de sujetos que lograron escapar de la escena antes de la llegada de las autoridades.


Elementos de la Guardia Nacional hicieron acto de presencia en el sitio, solo eso.

Los hechos ocurrieron el sábado, poco después de las diez de la noche, cuando una de las víctimas, venía llegando de Tomatlán y su primo había ido a recogerlo. Lo llevaba al fraccionamiento Vallarta 500 donde viven familiares, pero al parecer ya los estaban “cazando”.


en el sitio fueron localizados trece cascajos de bala de grueso calibre.

Al llegar al recinto habitacional, se estacionaron sobre la calle Las Garzas, esquina con Paseos Albatros y cuando bajaron del automotor para ir hacia el departamento, fueron emboscados por sujetos que les dispararon a corta distancia, luego huyeron a pie con rumbo desconocido.

Los muchachos quedaron tirados sobre la calle Las Garzas, en donde familiares y vecinos trataron de auxiliarlos, al mismo tiempo que solicitaban una ambulancia al número de emergencias.


Los cuerpos de los primos quedaron a diez metros de retirado, uno del otro.

A los pocos minutos se presentaron elementos de la Policía Municipal y paramédicos de Bomberos, quienes al revisar a las víctimas se dieron cuenta que ya no contaban con signos vitales, por lo que enseguida se procedió a informar a los familiares y acordonar la zona.

Los ahora occisos fueron identificados por la señora María Raquel Torres, quien informó que su hijo respondía al nombre de Oscar Aréchiga Torres de 32 años e ocupación gestor de seguros y su sobrino Adrián Alcaraz Pacheco de 26 años, de profesión contador público.

Trascendió en el lugar, que Oscar había ido a recoger a su primo Adrián, quien venía llegando de Tomatlán, y el que al parecer contaba con antecedentes penales, lo que hace suponer que quizás la agresión iba dirigida a él, pero las balas también alcanzaron a Oscar, cuyo único pecado, habría sido ir a recoger a su familiar para llevarlo a casa.

Posteriormente en el sitio se presentaron agentes de la Fiscalía Regional y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes al realizar las pesquisas, localizaron 13 cascajos de bala de grueso calibre, mismos que aseguraron como parte de los indicios y posteriormente los cuerpos fueron trasladados al anfiteatro del SEMEFO para que les realizaran la necropsia de ley.


SUSCRÍBETE CON NOSOTROS
  • SiempreLibres en Facebook

© 2006  Agencia Perspectiva

Casa Editorial Siempre Libres.