• Rodrigo Aguilera

¿El Final de Kumamoto?

Se Hunde más MC

con Acusaciones de

Acoso a Alcalde



GUADALAJARA, Jalisco.- (Especial para SIEMPRE LIBRES).- Tras divulgarse en un medio local que el presidente municipal de Tototlán, Sergio Quezada Mendoza, incurrió en presunto hostigamiento sexual y violencia en contra de una servidora pública que justo había denunciado que era víctima de lo mismo, Movimiento Ciudadano buscará que no participe en la contienda donde buscaría ser reelegido.

“Aunque el Presidente Municipal tiene la posibilidad de ir por la reelección, no es un ciudadano ejemplar que responda a los principios y valores de Movimiento Ciudadano, por lo que propondremos ante la Asamblea Electoral Estatal que quede fuera de cualquier postulación”.

Este viernes se publicó una nota donde se reveló que una empleada de Padrón y Licencias denunció en 2020 al director, Efraín Martínez, por acoso y hostigamiento sexual.

Pero cuando Quezada quiso mediar entre la víctima y el presunto acosador, el presidente la volvió a victimizar con piropos e insinuaciones, además de pedirle que se olvidara de todo y le otorgara el perdón al director, lo cual se registró en una grabación.

“La responsabilidad del primer edil debe ser velar porque ninguna mujer del municipio, incluidas las servidoras públicas, sean objeto de cualquier acto de acoso u hostigamiento, por lo que debió proceder en contra del funcionario de su administración señalado y brindar protección a la empleada del Ayuntamiento que lamentablemente fue víctima de estos actos por parte del director de Padrón y Licencias municipal”, expuso el partido en un comunicado.

“El Presidente Municipal no solamente debió abstenerse de mediar, dejando a las autoridades correspondientes que investigaran y en su caso, procedieran como corresponde, sino que además, agravó la situación con expresiones que se presumen un acto de violencia y hostigamiento verbal contra la servidora pública”.

Movimiento Ciudadano ofreció a la víctima brindarle la atención jurídica para proceder en contra de Martínez y de Quezada, así como evitar que el aún servidor pueda volver a gobernar Tototlán.


Presenta Marco

Cortés Libro del

Proceso 2021


En México, el sistema de partidos pasó de hegemónico a multipartidista que, a partir de reformas, negociaciones y pactos, llegó a conformarse una partidocracia. En este proceso, los partidos políticos fueron, junto con las élites, los protagonistas de la política en nuestro país. A la par se gestó –como efecto inevitable, resultado del alejamiento de la ciudadanía y la ineficiencia gubernamental emanada de esos partidos– un fenómeno conceptualizado como desafección política.

Esta aversión se refleja en los resultados de las encuestas (Mitofsky, Reforma, Parametría y otras) donde, en una evaluación de la confianza en las instituciones, los partidos políticos se sitúan en general en el último lugar (aunque en ocasiones ese honor se diputa con diputados y senadores). Es más, esto ha motivado que ahora no se nomine “partido” las nuevas agrupaciones políticas, para evitar una imagen desagradable a los potenciales votantes: Morena, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social, Futuro, Hagamos…

Con el título de ¿Partidos sin partidarios? Dinámica de la desafección política en Jalisco 1997-2017 (editado por la Universidad de Guadalajara y El Colegio de Jalisco) Marco Antonio Cortés Guardado nos presenta su más reciente libro donde realiza una disección rigurosa de la anatomía del electorado jalisciense, de su comportamiento fisiológico y su relación con los partidos políticos a través del tiempo, observando cuatro ejercicios demoscópicos (Encuesta Estatal de Valores) realizadas en Jalisco en un período de 20 años.

El autor parte de la hipótesis de que “en el corazón del asunto se encuentran los partidos políticos y su desempeño, tanto como dispositivos para la formación de la voluntad política como en cuanto a su papel protagónico en la conformación de gobiernos electos democráticamente” y que el proceso de desafección “corre a una velocidad mayor que la del viejo régimen” (primera alternancia en los gobiernos federal y local) debido a factores tanto por los relevos generacionales como a “una mutación importante en el tipo de cultura política” incipiente.

Cortés Guardado divide su obra en cinco grandes apartados. En el primero (“Desafección política: alcances y conceptos del fenómeno”) hace una conceptualización y diferenciación de las dimensiones de desafección política, desafiliación partidaria y las subdimensiones desapego político, desafecto institucional y desalineamiento electoral, esenciales para entender el análisis del electorado jalisciense y su comportamiento reciente en las urnas, que conforman un conglomerado más complejo, educado y participativo.

En los apartados segundo (“Pautas concretas de la desafección política en Jalisco”) y tercero (“Partidos sin partidarios: desplome de las identidades partidistas y realineamientos electorales”) analiza escrupulosamente los datos para comprobar la hipótesis aventurada en el primer capítulo. En el apartado cuarto (“Causas probables del desafecto y la crisis de la identidad partidaria”) sostiene que el desempeño gubernamental, las mutaciones al sistema de valores, nuevas formas de movilización y, claro, las nuevas tecnologías de información, entre otras, son las causas de estas mutaciones.

Concluye que la desafección política es “una dimensión específica del estado crítico en que se encuentra la política en Jalisco (…) caracterizado por un creciente proceso de distanciamiento ciudadano respecto de componentes claves del régimen democrático”. Sin duda, la radiografía presentada será una referencia obligada para diseñar estrategias por cualquier ente político local.


¿El Final de

Kumamoto?


La política tiene extraños caminos. El próximo presidente municipal de Zapopan se llamará o Alberto Uribe o Pedro Kumamoto o Juan José Frangie. Uribe era alcalde de Tlajomulco hace menos de tres años -y por MC-. Kumamoto peleaba el Senado, y Frangie se encargaba del gobierno puertas adentro. Por primera vez, tal vez en la historia de Jalisco, la mirada no está puesta en la capital, en donde Ismael del Toro parece tener encaminada la reelección. La elección más competida es Zapopan que se convirtió este año, de acuerdo al CENSO del INEGI, en el municipio más poblado del Estado. ¿Cuáles son las claves de la contienda? ¿Tiene posibilidades Morena? ¿Es el tiempo de “Kuma”? ¿Frangie podrá capitalizar la alta aprobación de Pablo Lemus?

La primera variable a tomar en cuenta es la fragmentación. Si uno analiza las encuestas de opinión y la complejidad de un municipio como Zapopan sobresale la fractura socioeconómica. Las clases medias y medias altas suelen votar por el PAN o por MC o por Kumamoto. En el proceso electoral pasado, el Zapopan rural, las clases medias bajas y las zonas pauperizadas del municipio votaron por Morena. Es cierto que Pablo Lemus logró ser transversal en prácticamente todo el municipio rompiendo el voto de clase, pero al no estar en la boleta Morena se vuelve ampliamente competitivo en al menos la mitad del municipio.

La cohesión del voto de Morena, y la división del voto anti-AMLO, le abre puertas a Alberto Uribe para ser alcalde. Si analizamos la elección anterior nos daremos cuenta que MC y Futuro -el partido del que será candidato de Pedro Kumamoto- comparten espacios electorales. A ese fenómeno de división debemos sumarle que el PAN compite por separado y cuenta con un voto histórico en el poniente de la ciudad.

La segunda variable es el desconocimiento de Juan José Frangie y la implicación de Pablo Lemus en la campaña. Frangie tiene un conocimiento menor al 15%. Sin embargo, representará a un partido bien calificado por los ciudadanos en las encuestas (Movimiento Ciudadano y el Gobierno actual de Zapopan). Pablo Lemus sabe que se juega su capital político en la elección zapopana del próximo 6 de junio. Retener el municipio le supone un boleto de despegue para contender por la Gubernatura en 2024. Una derrota le supondría decir un camino más sinuoso para luchar por la candidatura en 2024. La transferencia de apoyo de Lemus a Frangie es fundamental para que el ex jefe de gabinete sea competitivo. No es fácil en tan poco tiempo y menos en un proceso electoral tan sui generis como el de Zapopan.

SUSCRÍBETE CON NOSOTROS
  • SiempreLibres en Facebook

© 2006  Agencia Perspectiva

Casa Editorial Siempre Libres.