• Verónica Díaz Rodríguez

Escapó por la Puerta Falsa

Cansado de lidiar con las enfermedades que le aquejaban desde hace varios años, vecino de la colonia La Floresta se quitó la vida, ahorcándose en su habitación. Sus hijos lo enconaron y trataron de salvarlo, pero demasiado tarde.


Los hechos ocurrieron poco antes de las seis de la mañana, en la finca marcada con el número 691 de la calle Jalisco, cuando el joven José Luis (junior) se levantó para alistarse e ir a trabajar, pero antes fue a ver a su padre, quien desde hace tiempo estaba enfermo y cada vez lo notaban más decaído.

Cuando el muchacho entró al cuarto, encontró a su progenitor hincado en el piso y colgado del cuello con un cable de luz que amarró a una de las ventanas. Horrorizado por lo que tenía ante sus ojos, el hombre gritó a sus hermanos para que fueran rápido y lo ayudaran a descolgar a su viejo, pues tenían la esperanza de que aun pudieran salvarlo.


Como pudieron trozaron el cable y colocaron al señor sobre la cama para tratar de reanimarlo, al mismo tiempo que pedían la ayuda de una ambulancia, mediante el número de emergencias 911.

Los minutos pasaban lentamente y la espera de la ambulancia se hizo eterna. En la habitación del señor, sus hijos trataban por todos los medios hacerlo reaccionar, le respiración boca a boca, pero nada resultaba y aun así ellos no se daban por vencidos, se negaban a aceptar que su papá había fallecido.

Cuando por fin llegó la ambulancia, los paramédicos de Bomberos ingresaron hasta la habitación, en donde rápidamente revisaron a la persona, notando que no contaba con signos vitales, además de que comenzaba a presentar rigidez, lo cual hace presumir que ya tenía más de una hora de fallecido, por lo que se procedió a cubrir el cadáver con una sábana y a resguardar la habitación en tanto llegaban las autoridades ministeriales.


Por su parte, familiares del occiso informaron que éste respondía al nombre de José Luis Hernández Carmona de 66 años, quien desde hace varios años padecía de diabetes e insuficiencia renal, lo cual lo tenía deprimido y presumen que ello fue lo que lo orilló a tomar esa fatal decisión.


Posteriormente se hicieron presentes agentes de la Fiscalía Regional y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes se encargaron de realizar las diligencias correspondientes en la escena del suicidio y posteriormente trasladaron el cadáver al anfiteatro del SEMEFO para que le fuese realizada la necropsia de ley.

Anoche el señor era velado en su domicilio de la colonia La Floresta y este día le darán cristiana sepultura.