• Héctor Colín

Están Verdes los del Verde

Luis Munguía jugará como mis sobrinos con el nintendo, con el control desconectado…



Ay no, el chisme del mes creí que serían los cambios que se vienen en algunas de las direcciones municipales del Profe Michel que se le vienen cayendo desde que arrancó su administración, incluso hice mi propia quiniela en la que Pelayo iba de líder en la descabezada, luego aposté por la melolenga que tienen en Desarrollo Social, a la que se le van las cabras al monte mientras observa el horizonte, luego tuve al director de seguridad ciudadana pero lo cambié por el güeyón del Registro Civil al que los regidores de oposición le tuvieron miedo por negociar tres chicles con el alcalde; a esa raza no les hacen corridos…


Hablando de chismes, el otro día me encontré la escolta del Profe Michel en la calle, NO MAME PROFE, a qué le tiene miedo, si usted está en guerra con alguien los vallartenses merecen saberlo, pero si no, entonces significa que ambos vivimos en un lugar donde la seguridad está de la verga, al menos ocho sujetos cuidan la espalda del presidentito, sin contar asesores, secretarias y enfermeros. Son mamadas.


Bueno, hablando de mamadas y chismes, primero, hace un mes me contaron que el güeyón de Luis Munguía tomaría la posición más importante del Partido Verde en Jalisco y que después de la toma de protesta me buscarían para compartirme información sobre el futuro de todo el universo alrededor del verde, lo supe desde el principio, aquello no era más que una llamarada de petate, un movimiento de esos con los que se emocionan los pendejos a los que les falta malicia y mundo. Esperé con ansias la llegada de Luis a la secretaría general del Verde porque segúramente se confirmaría que le responde a los González Resendiz por medio del González Pimienta y a su vez al Aubry, es decir que, en una cadena de mando, Munguía terminaría donde siempre, siendo el gato del gato del gato del patrón y comprometiendo hasta las nalgas de sus amigos por lograr algo para él y no para los que lo siguen, y para eso solo hace falta ir a la oficina del ex candidato para encontrar a la raza que cita para dejarlos plantados.



La cita en Guadalajara se armó para que Munguía y sus paleros llegaran un día antes, para andar frescos, lúcidos y bañados en la toma de protesta que Aubry le había prometido; el problema fue que Munguía y sus invitados hicieron planes antes de tiempo y se volaron, dicen que se fueron a una “cenita” y, como dice la banda, se les calentó el hocico y despotricaron contra Aubry y el mismo González Pimienta, resultando entonces que los gatos serían estos y no el Munguía, en resumen, el ahora regidor dijo que los líderes del verde se la pelan, comen de su mano y él sería el mandamás con los 120 millones de pesos que ejerce el verde en el estado. Esta actitud, creo que no le cayó bien a Enrique Aubry y decidió por mandarlos a la verga, los tres regidores de oposición y en el verde fueron a pasearse y a que Munguía los avergonzara.


Al final, le dieron la posición pero como “honorífico” es decir que no vale nada, le responde a los mismos y se joderá la vida, Luis Munguía jugará como mis sobrinos con el nintendo, con el control desconectado, considerado menos por su poco valor político, poca seriedad y nulo compromiso. Obviamente, mi contacto en el Verde no volvió a hablarme jamás, espero que haya sido por vergüenza o por decencia, aceptando lo que le advertí que pasaría.



Es claro que a los jóvenes del Verde les falta malicia, barrio y madurez para darse cuenta de que están siendo utilizados por todos lados para ser desplazados en el momento que menos lo esperen.


Hablando de más chismes, criticaron ayer a una regidora por cobrarle a Munguía una deuda en plena sesión de cabildo, yo no lo vi mal, considerando que el cabildo es el único lugar donde se puede ver al deudor más famoso del rancho y eso si no se le pasan las copas o se le olvida la sesión.


En resumen, los pendejos del Verde al fin se dieron cuenta de la persona con quien están tratando en realidad y lo colocaron donde merece, donde no tiene márgen de maniobra y estará alejado de sus sueños.


Mañana más chismes…