• Adolfo Torres

Grand Princess el Crucero que Tuvo 21 Contagiados

A pasado un año exactamente desde que al Grand Princess se le ordenó mantenerse alejado de la costa, porque se detectó un brote de Covid-19, entre pasajeros y tripulación del mismo, en aquella ocasión ya se hablaba de que un pasajero que había estado en Puerto Vallarta dos semanas antes había muerto en California por el padecimiento.


Fue aquel 4 de marzo de 2020 que se ordenó a los tripulantes de la enorme embarcación de 290 metros no acercarse al puerto de San Francisco, por lo que se tuvo que mantenerse fondeada en aguas de aquella bahía.

Dos pasajeros habían contraído la enfermedad en el barco, cuando este realizaba un recorrido por territorio mexicano del 11 al 21 de febrero de 2020 habían contraído la Covid-19 y uno de ellos había muerto.

El anuncio se produjo cuando el barco se acercó a San Francisco con tres mil 533 personas a bordo, de los cuales dos mil 422 eran pasajeros y mil 111 pertenecían a la tripulación, algunos de los cuales informaron síntomas consistentes con la enfermedad, y el barco fue mantenido en alta mar por las autoridades para su cuarentena y pruebas de algunos de los pasajeros y la tripulación.

Otro barco propiedad de la naviera Princess Cruises (dueña del Grand Princess), el Diamond Princess, también había experimentado un brote de la enfermedad en febrero de ese mismo año, por lo que se puso en cuarentena durante casi un mes en Yokohama, Japón; Al menos 696 de los tres mil 711 pasajeros y miembros de la tripulación habían contraído el virus, y seis de ellos habían muerto.

El 6 de marzo de aquel año, el que fuera vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence anunció que 21 personas a bordo del gigantesco crucero frente a la costa de California habían dado positivo al brote de coronavirus SARS-CoV-2, incluidos 19 miembros de la tripulación.

"Todos los pasajeros y la tripulación serán examinados para detectar el virus. Aquellos que necesiten ser puestos en cuarentena lo serán. Aquellos que necesiten ayuda médica la recibirán".

El funcionario estadounidense señaló que los mil cien tripulantes del Grand Princess serían puestos en cuarentena, ya que se presumía que habían estado en contacto con el coronavirus en al menos dos de sus travesías, una de ellas por México, donde se incluía Puerto Vallarta.

A raíz de dichos sucesos, todas las compañías navieras del mundo decidieron suspender actividades, lo que ha repercutido seriamente en diversos destinos turísticos del mundo, como lo es el propio Puerto Vallarta y Cozumel, lugar que recibía la mayor cantidad de cruceros en todo el orbe.

Hoy a un año de aquellos sucesos, el Grand Princess se encuentra anclado en Puerto Vallarta, pero a diferencia de sus años de esplendor, hoy la embarcación luce prácticamente abandonada, ya que en diversos puntos de la embarcación la pintura está corroída.

Puerto Vallarta ha sido a lo largo del último año un oasis en el desierto para muchos pasajeros y tripulaciones, ya que fue en este sitio, que se les permitió descender personas del Europa el 24 de marzo de aquel año, ya que llevaban 25 días a la deriva y poco a poco se permitió el descenso a otros cruceros.

SUSCRÍBETE CON NOSOTROS
  • SiempreLibres en Facebook

© 2006  Agencia Perspectiva

Casa Editorial Siempre Libres.