• soycolin

Hasta Pronto Ramón Casillas

El Monero se retira para vivir de sus rentas…

Puerto Vallarta, Jalisco.- Te vamos a extrañar, Ramón Casillas.

No se murió ni nada, pero el cabrón ha decidido retirarse de lo que también hace bien, la fotografía institucional, las fotos del alcalde vallartense.

No conozco bien la historia pero es buen momento de abonarles un poco de lo que sé de Ramón, mejor conocido como “El Monero” y con un mote del que pocas personas recuerdan o saben la razón.

Contaré una historia a medias, quizás con menos datos de los que usted espera pero será una buena oportunidad de que Ramón Casillas coloque los eslabones que me faltan en una historia de éxito que lo ha colocado en nuestros corazones como el mejor fotógrafo de su ramo, el mejor, dije.

No estoy seguro si existe una combinación entre la timidez, el miedo y la imprudencia de un fotógrafo de prensa, yo creo que sí. El Monero es tímido en la sombra, en corto habla poco y tarda en tomar confianza, cuando lo logra se abre, no lo callas, no para y no terminas nunca de sonreír con sus ocurrencias, mientras tanto, el Monero hace composiciones en su cabeza, observa siempre al alcalde y verifica que no se le vaya nada para fotografiarlo todo y que los boletines luzcan siempre bien.

Recuerdo a Monero hace más de 25 años en las oficinas de esta redacción, creo que estaba en la secundaria él y apenas tomaba una cámara, inseguro de su profesión le entraba a la foto y a los monos, se hizo famoso ridiculizando las acciones de Fernando González Corona simplemente con unas mosquitas que le hacían grilla al Rey Fer, recuerdo que era un humor simple, sencillo y no para cualquiera, el círculo rojo requería de contexto, de esa información que se publica en los medios todos los días y te permiten reírte de las historias completas con un poco de humor sacado de contexto en ocasiones. Casillas estuvo en Chiapas, fue uno de los experimentos de Héctor García Lugo cuando decía que la guerrilla en Chiapas en 1994 era una mentira, un montaje para distraer la atención del mundo.

Monero usaba un peinado siempre a la moda, no sé qué moda era pero seguramente lo. Seguía de algún famoso, espero.

Con el tiempo se unió a las filas de los ayuntamientos e hizo carrera hasta que un día el desaparecido Aristóteles Sandoval lo vio trepado en un poste de teléfono mientras cubría la campaña de Rafa González y decidió quitárselo a quien sería el siguiente alcalde, Ramón Guerrero, ya sabrán cómo estaban las fotos de El Mochilas hasta que regresó cansado El Monero a enchular al ayutlense al grado de hacerlo ver simpático.

Ramón Casillas se acabó su equipo y desgastó todos los convers que se puso mientras persiguió a los últimos 9 alcaldes de este municipio.

Incansable, al Monero fotógrafo lo alcanzaron la vejez y las epifanías, hoy quiere dedicarse a otras cosas, se fastidió de la política y necesita distraerse. Yo también, así que le sigo mañana…