• Raúl Gibrán

La Dïéresis editorial artesanal

En los tiempos que vivimos todo urge, todo es para ya, la prisa parece respirar de día y de noche en nuestra nuca, simplemente el reloj se traicionó, abandonando su esencia y ahora camina con zapatos de 9 a 2 y de 4 a 8.



Pero, en ese mundo de crónica premura viven aún seres que hacen girar el mundo a su tiempo, que cocinan los instantes a fuego lento y recuerdan que lo importante siempre es vivir el presente. Y estoy seguro de que la editorial Dïéresis se conforma por seres de esa escasa especie.


No conozco los nombres de las personas que fundaron y dirigen la editorial, pero conozco algo mejor, así es, sus libros. Y creo que por medio de ellos descubro bastante.


Hace unos días, en un taller literario, mi estimado poeta Daniel Medina mencionó la editorial, me llamó la atención y corrí a las redes sociales, descubrí que hace un tiempo estamos en línea, quizá me agregaron, quizá lo hice yo, el caso es que existe más de un cordón umbilical que nos conecta.



Deleitado terminé después de apenas unos instantes revisar sus publicaciones, interesantes libros artesanales. En el pasado conocí varios libros artesanales, quizá el término sea libro de autor, desconozco, pero lo que sé es que son distintos a lo que haya visto en el pasado, no sé, de esas ocasiones que tropiezas y te invade una idea firme, en mi caso: Aquí podría publicar mi próximo libro. Y la segunda idea que lo acompañó fue en mi rol de lector: Deseo uno de esos libros.


Trabajo en dos obras a la par, ambas como es natural son poesía, una de ellas se vincula con la fotografía, principalmente la fotografía análoga, el asunto de complicarse la existencia con esas bellas cajas mecánicas, recordarán que no hace mucho escribí sobre la Rolleiflex, bueno, pues algo de eso creo que su lugar es en La Dïéresis. Ya veremos, tiempo al tiempo, aún falta un poco para que esos versos vean la luz, seguro que 2022 será el año. Ya tengo algún tiempo que no sacamos libro, creo desde 2019 con Transeúnte que lo publicó la Universidad de Guadalajara y es parte de la colección Letras en la Mar. Transeúnte me acompañó por varios Encuentros Internacionales de Poetas en el país, también cruzó el charco y llegamos juntos a un encuentro de poetas en Rumanía, un par de ocasiones viajó bajo el brazo a la bella Cuba y de polizonte también conoció Cartagena de Indias, en Colombia.


Seguro que la nueva obra llegará a otros rincones, el continente asiático ya nos envió invitación, cosa que tuvo que posponerse por asuntos del COVID, pero que descansa la invitación esperando el próximo año.


Sé los tirajes de la editorial La Dïéresis son pequeños, y eso también es algo que me agrada, el asunto de dejar la prisa y las cosas creadas en serie es algo que busco como una constante en mi vida, eso es algo evidente, pues la poesía, la fotografía análoga y cuando menos para mí, la docencia, comparten ese rasgo.



Parece que rescatan lo mejor de cada mundo, esa idea del arte contemporáneo de jugar con distintos elementos, con permitir la poesía disfrute de texturas y formas que no se limitan a la hoja, me parece exquisito que el libro en su parte física complemente a la obra escrita, la enriquezca.


Creo que fue una Flechapez la que me cautivó de la editorial, una cianotipia de un pez que es parte de la obra. Ya en el pasado e explorado el mundo de la cianotipia de la mano de los amigos del Taller Plata Salada. Mis versos se han fusionado con los químicos y fue muy gratificante el proceso, algo encontrarán en mis redes. Entonces siento que ya existía ese referente y también como mi mundo gira últimamente a la fotografía y los procesos alternativos pues fue un flechazo.


Vida y muertes del maestro Cha llamó también mi atención, es una caja de madera y adentro es papel, está dividida, parece ser una edición bilingüe, la portada adornada con letras asiáticas, claro, muy acorde al nombre del maestro Cha.


Otro que me agradó y que me hizo pensar en los amigos teatreros, es una obra titulada Escenarios, se abre como un telón rojo, tiene ese toque de antaño, lindo, bastante creativo. Me gustan las personas creativas.


Hago un paréntesis para aclarar algo que últimamente me comentan: No soy fotógrafo, no pretendo serlo, no, no. Disfruto de la fotografía, y me encanta ser bastante malo. No tengo pretensiones de que eso cambie, simplemente quiero jugar con la fotografía y llevar un poco de ese encanto a mi tinta.


Revisando la página de la editorial descubro que la tienen ventas en línea y varios puntos de venta, todos en la Ciudad de México, excepción de uno que se encuentra en Reino Unido, pero como digo, tienen ventas en línea, los invito a conocer la página, sus libros y si les agrada como a mí, pues a adquirir alguno de esos libros. Repito que no conozco a los que dirigen el proyecto, pero me parece positiva la idea de promover algo que me gusta y tratar de aportar un poco a que siga creciendo algo que hace sus propias reglas y decide caminar a su paso.