• Héctor Colín

La Gloria por Pendejo o el Infierno por Pecador


La cara de los colaboradores lo dice TODO.

Todos los que no tenemos la secundaria trunca sabemos que el gobierno municipal actual de Puerto Vallarta no es menos que una farsa, que un engaño, que un insulto a la inteligencia. El juicio político al parecer ya se prepara para poner sobre el panel de fusilamiento al Profe Michel y a quien se atreva a defenderlo.


Hoy solo existen dos formas de entender qué sucede con el alcalde vallartense, está pendejo o es un pecador sinvergüenza.


El trámite del informe de gobierno en los municipios es una obligación, no se trata de querer, se le debe rendir cuentas a los ciudadanos y cada alcalde decide la forma en que se presentará a dar la cara con sus cuentas, chinas, puñeteras o reales. Normalmente, los políticos que se miden fuertes, se atreven a convocar a eventos multitudinarios en los que presentarán su informe para enorgullecer a sus representados y así convencer de la continuidad, pero qué sucede cuando el funcionario no sirvió para nada y tiene qué, si o si, presentar un informe sobre lo que hizo o no hizo.


En el caso del gobiernito del alcaldito, las cosas no salieron bien desde el principio, su gestión no funciona gracias, primero a que él no sirve pa ni madres y segundo porque no se rodea de personajes eficaces que le abonen a verse un poco rentable para los patasaladas. Su incapacidad es evidente, en los videos es notorio que hay siempre alguien diciéndole qué hacer, qué decir y qué no hacer, hay alguien que debe recordarle por dónde ir y por dónde regresar, pareciera que también deben recordarle qué medicamentos sí y qué alimentos no, quizás incluso cómo se llama, si no me cree, siga al ayuntamiento para entretenerse con la incapacidad del alcalde.

Rodeado de corruptos a la vista y otros tantos en las sombras, Luis Alberto Michel Rodríguez he resultado un fiasco para Puerto Vallarta. Su tesorero no exhibe las cuentas que parecen mochas y que, no me crea, pero pondrán al alcalde en la cárcel, no a sus hijos, no a sus colaboradores, sino a él mismo. Quizás el plan es en ese momento “fingir” la demencia y hacer uso de la vetustes para justificar que no debería estar en el bote, a mi no me crea.


Los cambios en su comunicación social, en desarrollo social, en la parta baja de Servicios Públicos, en la policía, en tránsito, en bomberos, protección civil, en reglamentos, en padrón y licencias, en su contraloría, etc, son más que evidencia de que el jefe no funciona, de que parece que quien le habla al oído no es menos pendejo que quien toma la decisión de colocar a los que ya se fueron por inútiles.


Pero bueno, ya me desvié.


Decía que, el alcalde puede alcanzar la gloria por parecer un pendejo o pudiera terminar en el infierno en el que creen los fieles.


Al parecer alcalde no sabe de todo lo malo que sucede dentro de su ayuntamiento y se atrevió a hacer el ridículo, y porque el más imbécil de su hijo le aconsejó para hacer un evento masivo en el que esperaron cinco mil y recibieron a mil quinientas personas, todos trabajadores del ayuntamiento que fueron obligados a ir para rellenar las fotos que terminaron evidenciando el ridículo del alcaldito. Se subió a decir incoherencias, a culpar al pasado como si fuera la solución, sobretodo viniendo de un hombre que tendría que preocuparse más por su corto futuro que por su extenso pasado. Tan ridículo como que en su informe se “invirtieron” 58 millones de pesos en obras. 58,000,000.00 de 1,200,000,000.00, sí, algo así como el cinco por ciento. BRILLANTE, ESPLÉNDIDO.


Según el pendejo, se invirtieron 3 millones de pesos para el beneficio de 50 colonias, es decir que se le metió el 0.25 por ciento del presupuesto del ayuntamiento a ayudar a las colonias. NO MAMEN. Lo peor de todo es que hubo un informe en el que se ridiculizaron con esos datos.


No me meteré en los detalles porque da flojera, solo necesitaba esos dos datos para argumentar lo que aquí le digo, el alcalde está que brilla de ignorante y vivirá feliz mientras otros buitres se alimentan de él, en vida.


Pero, por otro lado debo resaltar lo siguiente, el alcalde ha dado muchas muestras de ser un fiel creyente católico, no falla a las misas aunque se tenga que llevar a todo el séquito se guardaespaldas que lo protegen de lo que sus persignadas no. El punto es que, si el Profe es creyente, entonces sabrá que MENTIR es un pecado que se castiga allí y acá, con el infierno y con la cárcel. ABUSADOS.


Por cierto que ha sido muy notoria también la nueva estrategia de Salvador Llamas, quien se ha alejado de la operación dentro del círculo del alcalde, algo sucedió allí que los separó y que los llevará a rumbos muy distintos.


Por cierto que las obras en las propiedades de los Michel son muestra, primero de su mal gusto y segundo de el desfalco del que tendrán que rendir cuentas cuando se vayan, a mi no me crean, yo solo confirmo lo que el pueblo dice.