• Adolfo Torres

La Versalles de los Pobres

Cansados se encuentran los vecinos de las colonias Versalles y Díaz Ordaz ante la actitud que han tomado los constructores del edificio llamado “Vía Milán” de arrojar miles de litros de agua a las calles, lo que ha provocado incluso algunos accidentes.



Lo anterior es la queja que se ha recibido tanto de vecinos, como de padres de familia de alumnos de la escuela primaria Manuel López Cotilla, cuyos hijos tienen que sortear las grandes cantidades de agua que transitan libremente por las diferentes calles de la zona.


“Desde las ocho de la mañana prenden la bomba y la apagan hasta después de las seis de la tarde, por lo que la gente tiene que brincar la gran cantidad de agua, con el gran peligro que representa el que se tire todo el día”.


Durante un recorrido, Siempre Libres pudo observar como mediante un tubo flexible se lanzaba una gran cantidad de agua hacia la vialidad, por lo que el líquido corría por varias calles hasta llegar al entronque de la calle Niza con Francisco Medina Ascencio.


En ese sentido, la quejosa indicó que en algunas calles ya se ha estado formando lama, por lo que las vialidades se han vuelto peligrosas, incluso algunas personas ya han sufrido caídas al sufrir resbalones.


“Una señora que vive frente a la escuela se cayó a causa del lodo y la lama que se ha formado y se fracturó la pierna”.

Indicó que al sufrir la caída en medio de la calle, no hubo quien se hiciera responsable por el accidente, por lo que su familia tuvo que solventar las curaciones, pese a que la caída se debió a lo resbaloso de la calle.

La persona indicó que de la construcción ya se han presentado otros accidentes, sin que autoridad alguna intervenga para evitar ese tipo de situaciones que ponen en peligro a la comunidad cercana a la edificación.

“Esa construcción en meses pasados ocasionó un accidente por no contar con las medidas de seguridad, el afectado fue un alumno de la escuela primaria donde le cayó una pieza de metal en la cabeza afortunadamente no sucedió una desgracia en aquella ocasión, es molesto que esta construcción esté ocasionando tantos problemas a estas calles”.

La quejosa manifestó que en este momento el agua es limpia a diferencia de hace unos días, cuando en el sitio se presentaban olores fétidos, debido a que el líquido se mezclaba con el drenaje sanitario, no obstante la situación sigue siendo muy molesta.