• Héctor Colín

Los Muertos no tan Muertos


Como seguimiento a las estupideces que he estado escribiendo en días pasados y bajo el argumento de que los actuales gobiernos de Morena en Vallarta y en Bahía de Banderas valen tanta madre que cualquiera podrá arrebatarles la próxima elección, habrá que considerar a los jugadores que ya pasaron por allí, quienes aprendieron a chingazos y como tiburones detectaron gotas de sangre en el agua, lo que les despertó el hambre de volver.

Ramon Demetrio Guerrero Martinez, mejor conocido como “El Mochilas” quien lejos de calificar su administración como decrépita y sucia, el ejercicio político lo maneja a la perfección, al grado de colársele al PRI, masacrar al PAN y colocarse como el primer alcalde de Movimiento Ciudadano y arrancando con cero puntos a seis meses de su elección. Tan le alcanzó el ejercicio político, que dejó bien parado a Arturo “El Cepillo” Dávalos.

El Mochilas actualmente anda ocupando un cargo en el gobierno del estado allí junto a Enrique Alfaro, haciendo sabrá Dios qué chingados pero empezando a hacer ruido, reuniones pequeñas y en lo oscurito para empezar a correr el rumor de la posibilidad de verlo de regreso en Puerto Vallarta, so pretexto de que los anteriores líderes del MC no supieron sacar la elección pasada, supuestamente por culpa de la salida de Munguía. El Mochilas podría tener posibilidades con el argumento perfecto para convencer a Alfaro de ser nuevamente el candidato del MC a la alcaldía, considerando obviamente que Alfaro toma decisiones con las patas y se ha evidenciado por no interesarle ni madres lo que suceda en Puerto Vallarta.

Pues bueno, la estrategia de Ramón Guerrero fue silenciarse, esconderse, esperar a que a los vallartenses se les olvide lo bueno y quizás lo malo que fue su gobierno para empezar desde cero como le gusta y cómo le entiende. No pasarán dos meses más sin que sepamos más de sus intenciones.


Arturo Dávalos aceptó una chambita bajo las faldas de Enrique Alfaro, dentro de la dirección de turismo o algo así, tampoco nadie sabe porque no se ha demostrado relevancia y eficacia de la dependencia esa de la que sólo se escuchan cosas feas. El Cepillo aceptó una tarea que evidentemente no entiende, como técnico, no como político, por lo que se comprende que haya aceptado para conservar su vigencia en el rancho, moviéndose en los eventitos y colándose en las fotos, tiene oportunidad de volver pero nadie sabe hasta dónde quedará algo del tiro entre los muertos vivientes de la política del MC.

Francisco Javier Bravo Carbajal. El profe, ex diputado y ex alcalde vallartense suspira aún por la posibilidad de regresar a las campañas, le sabe, le entiende y le gusta moverse entre la gente, lastimosamente, su lealtad se la debe al PRI, por lo que las posibilidades se pulverizan.

Pasaron muchos años ya desde que Javier fue alcalde, pocas personas lo recuerdan y muchas personas lo extrañan. Tendrá que levantar la mano, asomar la cabeza y esperar las circunstancias.

Los Zombies de Bahía de Banderas

Allá del otro lado del Ameca ocurre algo similar, Mirtha no sirve pa ni madres y no se ve por dónde pudiera avanzar la gestión de su gobierno, considerando la actitud soberbia e irresponsable de la alcaldesa.

Jaime Cuevas al parecer anda de vacaciones, pero apostaría cualquier sabiendo que le baila la patita, le zumban los oídos y se sienta como niño con lombrices, inquieto porque sabe, orgulloso que los argumentos de Mirtha durante la campaña anterior son los tiros que se da hoy en el pie; seguro que Jaime se divierte todos los días mientras repite la famosa frase -“No es lo mismo borracho que cantinero”.

La situación que sufren hoy los badebadenses es solo el resultado de creerle a alguien como Mirtha, quien al parecer se le acaban los “comodines” para medio salir avante cada día.

José Gómez pierde pelo todos los días, se le pasan las horas muy lentas, espera las circunstancias para levantar la mano, para mostrarse interesado y salir con su gente a la calle, ya fue alcalde y le entiende, por fortuna, se dice que se deshizo de los que le estorbaron antes y a quienes quizás les debía una atención por el acompañamiento previo, pero hoy están colocados bajo las patas de Mirtha y no serán requeridos excepto para ser “citados” como mal ejemplo en los discursos para hacer pedazos al gobierno actual, al final, todos los anteriores son oposición y se han visto superados incluso en los malos manejos y eso que apenas se cumplirá el año de gestión.

Héctor Paniagua Salazar, excelente político, como persona y en corto es un caballero, pero, la vetustez lo ha rebasado, al grado de no tener más posibilidad que ayudar a quienes regresarán con caballo nuevo y la espada afilada.