• Verónica Díaz Rodríguez

¡MADRIZA!

Lo Dejaron Como el “Santo Cristo”...


Por añejos problemas entre vecinos, ayer se registró una riña en la que uno de los involucrados fue golpeado de manera salvaje, al grado que casi pierde una oreja, además de los severos golpes en cráneo y cuerpo.


Sobre este hecho, la policía municipal fue alertada ayer por la tarde de que nuevamente (al menos una vez al mes) se registraba una riña entre los vecinos del andador Noche Buena en la colonia El Progreso. Ante el reporte, los uniformados se dirigieron al sitio e iban preparados, pues se trata de personas muy agresivas, que en ocasiones los han recibido a golpes.


Los uniformados llegaron preparados para repartir trancazos, pero en lugar de ello encontraron a un hombre moribundo, tirado en la calle y con una pistola de luces de bengala en la mano. Estaba bañado en sangre y sus agresores ya se habían dado a la fuga.


Mientras esperaban la llegada de la ambulancia, los policías indagaron sobre lo que había ocurrido, a lo que algunos testigos mencionaron que no saben porque comenzó el pleito en esta ocasión, solo escucharon que Jorge Luis y otros dos de sus vecinos, con los que tiene viejas rencillas, comenzaron a pelearse a golpes, luego los otros dos individuos sacaron unos palos de golf, al verse en desventaja, el contrincante corrió para ponerse a salvo, pero los sujetos lo persiguieron y al llegar a la esquina de la calle y 28 de Diciembre lo alcanzaron, propinándole brutal golpiza.

Jorge Luis, fue derribado, pero aun así intentó darle batalla a sus oponente, sacó una pistola de luces de bengala que traía en la bolsa de su pantalón y les disparó, acertando en uno de los sujetos, al que al parecer le ocasionó una lesión en el pecho, lo que derivó que éstos huyeran del sitio.


A los pocos minutos llegaron paramédicos de Bomberos, quienes le brindaron los primeros auxilios a Jorge Luis, pero él aún andaba con la sangre muy caliente y quería ir tras sus agresores, pero su madre se interpuso en el camino y suplicó a los policías para que lo sometieran.


Una vez que los uniformados lograron someter al herido, los rescatistas le colocaron algunos vendajes en la cabeza para contener las hemorragias, notando que además presentaba desprendimiento de la oreja derecha, por lo que fue trasladado de urgencia al hospital Regional.

Por su parte, los policías se encargaron de realizar constantes recorridos por toda la zona, en busca de los otros dos involucrados en el pleito, pero no lograron ubicarlos, por lo que el caso fue turnado al Ministerio Público para su investigación.