• Adolfo Torres

Marchan Feministas por Niñas Asesinadas

Grupos de jóvenes feministas de Puerto Vallarta realizaron una marcha a las oficinas de la Fiscalía, en donde realizaron algunas pintas para exigir que se acabara la violencia de género, tras el asesinato de las pequeñas Verónica y Amelia.


La caminata fue encabezada por Sandra Quiñones quien exigió a las autoridades visibilizar el gran problema de violencia contra la mujer, ya que muchos de los asesinatos en contra de mujeres no son calificados como feminicidios.

"No todas las carpetas se califican como feminicidio, esa es parte de las cosas que la mesa de alerta tiene que revisar ¿cómo se están integrando las carpetas? Porque en Vallarta solo en el espantoso mandato de Dávalos tuvimos 48 feminicidios".


Las protestantes caminaron del Fraccionamiento Las Ceibas a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado de Nayarit, ubicadas en los límites del municipio de Bahía de Banderas.

Una vez en el sitio, las manifestantes se dedicaron a realizar pintas en protesta por la serie de feminicidios que se han dado en la región conurbada de Puerto Vallarta-Bahía de Banderas.

Quiñones indicó que las autoridades de Bahía de Banderas hasta el momento no les han permitido tener estadísticas concretas de los casos de agresiones a mujeres.

Según la Fiscalía, los presuntos asesinos de las menores fueron la pareja César “N” y Catyan “N”, de 44 y 32 años de edad, respectivamente, quienes son del poblado San Vicente.

La madre de las niñas, explicó que durante meses recibieron amenazas de los presuntos perpetradores del asesinato fueron: César “N” y Catyan “N”, de 44 y 32 años de edad, respectivamente, quienes son del poblado San Vicente.

Las jóvenes desaparecieron el 23 de septiembre de este año, salieron a buscar algo de comida. Informaron a su madre que a las 18 horas un hombre les invitó papas fritas.

Unos minutos después la madre les volvió a llamar, para pedirles que regresaran a casa, no contestaron y no volvió a saber de ellas con vida.

El día 25 de septiembre, en el estero Coamile de la playa Careyeros, cerca del poblado Higuera Blanca, autoridades encontraron los cuerpos de dos mujeres los cuales estaban en alto grado de descomposición y cocodrilos comieron los restos también.

Al ser enviados a la ciudad de Tepic al Servicio Médico Forense se hicieron los estudios genéticos, en los cuales se determinó que los cuerpos pertenecían a las menores.

Agregó la Fiscalía que a principios de septiembre, los imputados dieron la siguiente amenaza a la madre de las jóvenes: “ya no aguanto a sus hijas, le mandan fotos a mi vieja; yo no me hago responsable si algo les pasa”.