• Rodrigo Aguilera

Morena Ganará Vallarta en 2024, Aquí el Análisis

PUERTO VALLARTA, Jalisco.- En las últimas dos columnas que he enviado a SIEMPRE LIBRES retomé análisis de hace tres años referentes a lo que venía para Vallarta en materia política. Un Movimiento decadente y un Morena creciendo (independientemente de candidatas y candidatos) y con el más popular en otro partido (Luis Munguía) el resultado era predecible.

En una elección de tres Morena se llevaría el triunfo, de nuevo, independientemente de quién sea el candidato o candidata. Y pasó. Para el 2024 el escenario es el mismo Luis Munguía por el Verde, quien decida el gobernador por MC (muy probablemente el doctor Jaime Alvarez Zayas) y (quien sea) muy probablemente una mujer (Yussara Canales o Carla Esparza) por Morena.


Elección de tres. Con gubernatura y Presidencia de la República en juego. Victoria segura de Morena en Vallarta.


La Jugada de Alfaro Será

Igual que la de Munguía

en la Elección del 2024


Y aquí entra el factor Alfaro. Está más que anunciado el papel que jugará Enrique Alfaro en la elección del 2024: Restar votos a la oposición para lograr el triunfo de Morena en la carrera por la Presidencia de la República.

Alfaro jugará como candidato a la Presidencia de la República en 2024 el mismo papel que Luis Munguía jugó en Vallarta en la elección de este 2021: Dividir el voto opositor.

Alfaro no permitirá alianzas de Movimiento con el PAN o el PRI para edificar un proyecto que podría ser competitivo e irá solo para bajarle votos a la coalición anti AMLO.

Obviamente Alfaro no ganará pero será premiado por su lealtad el proyecto de López Obrador. Quizá una secretaría de estado, quizá una embajada, quizá la selección nacional de fútbol .. y claro, la gubernatura de Jalisco para los naranjas.


Lemus Gobernador

de eso no hay duda


Leí tristes notitas chayoteadas que ya promueven al alcalde electo de Vallarta Luis MIchel como candidato a senador o gobernador por Morena Jalisco en 2024.

Desde Vallarta es muy difícil construir un proyecto estatal. Lo intentaron --y fracasaron-- Fernando González Corona, con todo y sus millones de dólares y Gustavo González Villaseñor con la mejor maquinaria de promoción de medios que ha tenido Vallarta con José Luis Díaz Borioli en Turismo y Abel Chávez en prensa --y ni con conciertos de nivel mundial en el malecón le alcanzó a Gustavo.

Menos podrá el electo que si bien es millonario no llega a ni a los talones a González Corona. Ni tampoco a la simpatía, carisma y empuje de Gustavo González Villaseñor.

Más allá de temas personales. La realidad es que Jalisco es naranja. Así como aquí en Vallarta Morena tiene cancha para ganar una o dos elecciones más fácilmente en Jalisco simplemente no hay forma de que en el 2024, menos en el 2027 los tintos derroten a los naranjas.

Pablo Lemus será gobernador de Jalisco por paliza y con la bendición del presidente de la República.

Morena Jalisco con sus problemas internos (ayer se anunció que…otra vez…. no tendrán dirigencia estatal..menos municipales) no tiene la capacidad para enfrentar a los naranjas que controlarán la zona metropolitana de Guadalajara.

Lemus tiene no una, sino las dos alcaldías más importantes de Jalisco para sustentar su aspiración. Desde los tiempos en que los hermanos Ramírez Acuña gobernaron Zapopan y Guadalajara no se veía tanta cercanía entre los dos presidentes electos de los municipios clave de la entidad.

Lemus y Frangie trabajarán codo a codo hacia el 2024 con el objetivo de que Pablo sea gobernador.


Alfaro vs Raúl


La alianza entre Raúl Padilla y Enrique Alfaro estaba destinada a terminar así, a mordidas (de presupuesto). Cuando se formó la alianza entre el Grupo Universidad de Padilla y los Tlajomulco Boys de Alfaro el asunto iba reventar. Alfaro no perdonó a Raúl que creara su partido HAGAMOS que sacó buenos resultados en la elección de junio pasado. Nada personal, son las lógicas del poder.

La alianza política entre estos grupos comenzó a dar señales de debilitamiento desde el segundo año de gobierno y evidenció sus grietas en la elección. No sólo se rompieron los acuerdos en los grandes temas sino también la alianza legislativa. El Grupo Universidad formó su propio partido (una universidad cuyo grupo de control es al mismo tiempo un partido político es, desde donde se vea, un despropósito) y comenzó a hacer la misma jugada política que viene aplicando desde hace años: crea o revive un problema (el nuevo es Iconia) y luego vende la solución.

Alfaro buscó refuerzos para esta nueva batalla. No es gratuito que en la mañanera del lunes pasado en Puerto Vallarta el presidente haya lanzado un golpe aparentemente gratuito contra Raúl Padilla, a quien acusó de oponerse al regreso a clases. Lo absurdo y aparentemente gratuito del golpe era sólo la señal de ataque. El segundo golpe lo dio Alfaro, a través de una extraña alianza en el Congreso del Estado, para quitarle presupuesto al Centro Cultural Universitario, particularmente al Museo de Ciencia, para redestinarlo a un nuevo Hospital Civil en Tonalá. Aunque los Hospitales Civiles es un OPD controlado por la Universidad, el mensaje es claro: ahogar financieramente al proyecto personal más importante de Raúl Padilla.

Resulta terrible que la víctima del pleito político sea el Museo de Ciencia, un proyecto cuya trascendencia social y científica va más allá de la Universidad de Guadalajara y por supuesto mucho más allá del grupo político universitario. El movimiento es sólo la excusa para golpear políticamente el enemigo. Independientemente de que sea Raúl Padilla el gestor del Centro Cultural Universitario el Museo de Ciencia es una de las grandes apuestas de esta ciudad. Pero para los políticos, que se afecte a la ciudad y a los ciudadanos son sólo daños colaterales en la batalla por el poder. No es cierto que detrás de la decisión esté una disyuntiva entre cultura y salud o entre ciencia y salud, eso es un discurso facilón y por lo demás falso, es sólo un mensaje político.

Ya en otras ocasiones los gobernadores se habían aliado con el presidente en turno en las sucesivas batallas para disminuir el peso político de Raúl Padilla. La diferencia en esta ocasión es el presidente que ha mostrado una animadversión más explícita contra los cacicazgos universitarios y a diferencia de otros gobiernos, el combate a esta forma de control de las universidades de los estados sí es parte de la agenda política de López Obrador.

El imperio contraataca. Vienen épocas de tensión, negociaciones y, como cada seis años, marchas.

Ya en otras ocasiones los gobernadores se habían aliado con el presidente en turno en las sucesivas batallas para disminuir el peso político de Raúl Padilla.

CONTACTO: Twitter @RODRIGOAGUILERA TikTok @RODRIGOAGUILERAMORALES Whatsapp: 3222740597 En la web: http://elcu4rtopod3r.blogspot.mxCONTACTO: Twitter @RODRIGOAGUILERA TikTok @RODRIGOAGUILERAMORALES Whatsapp: 3222740597 En la web: http://elcu4rtopod3r.blogspot.mx