• Héctor Colín

Nadie le Hará un Corrido


A través de mis borracheras banqueteras he desarrollado una habilidad especial para identificar los atributos de quienes son los protagonistas de las canciones hechas corridos o los corridos hechos canciones y que engrandecen las cualidades de algunos personajes que se vuelven parte de la cultura mexicana que ilustra las ilusiones de quienes se deleitan con esas canciones.


Los corridos están hechos para los valientes, los exitosos, los solidarios, para quienes lograron una hazaña a través del sacrificio; los corridos se le hacen a un padre ejemplar, a un empresario chingón, a un amante extraordinario, y es por eso que a nuestro alcalde Luis Michel jamás le harán un corrido, sin embargo, por como se ven las cosas y como avanza su gobiernito, lo más seguro es que su apellido termine siendo rimado con adjetivos ridículos en una cumbia de esas que se ponen para correr a las personas de los antros.


Luego de que la regidora Carla Esparza lo arrinconara la semana pasada en la última sesión de cabildo con los temas que ya toqué, el alcalde tuvo la brillante idea de prolongar su agonía y pidió un receso, en realidad gritó varias veces pidiendo paz y tranquilidad porque estaba hecho kk del susto; pospuesta la sesión para el día de hoy martes 4 de octubre, hasta yo fui a ver el show, porque creí que después de 4 días pensando en la estrategia, el melolengo podría haber estructurado un mejor plan para enfrentar la putiza que le arrimarían los regidores de oposición.


Pues me levanté temprano, me bañé y me peiné, me lavé los dientes y me salí desayunado y listo para ver en vivo el ridículo que hace el alcalde siempre en todo lo que hace, a diferencia que esta vez todo el país estaría volcado para verlo caer por los señalamientos directos de corrupción y la supuesta influencia negativa de la familia del alcaldete. Sin palomitas porque ya lo había visto fracasar pronto, medí el tiempo y calculé media hora de sesión en la que avasallarían de nuevo al profe y buscaría de inmediato otra salida, sin embargo, me sorprendió, fue más estúpido de lo que creí y sólo se presentó, tarde, porque citó a las 10 de la mañana y llegó a las 10:35 solo a solicitar un nuevo receso, es decir, como decimos en las banquetearas, SE CULEÓ, perdiendo la oportunidad de que le hicieran un corrido por valiente, por enfrentar el destino que le preparó su propia familia por su insensatez, por su displicencia, por su incapacidad para tomar decisiones, el enemigo está en casa.


Pues bueno, se pospone el ridículo y se le añade un tabique más a la lápida que enterrará la huella política que pudiera haber dejado el profe en el rancho que desgraciadamente lo vio nacer, crecer y prepararse para el mayor fracaso que un político pudo lograr en Vallarta.


Y pues así, se cita para el martes 11 de octubre a las 10 de la mañana cuando suponemos todos que el alcalde tendrá resueltas sus diferencias con sus regidores y quizás para entonces tenga preparados sus argumentos para responder por la supuesta influencia de su hijo en su gobiernito.