• Verónica Díaz Rodríguez

No la Libró


A pesar de los esfuerzos de los médicos para salvarle la vida, no resistió más y falleció el joven vecino de la colonia San esteban, quien fuera atropellado el pasado lunes, a la altura de plaza Las Glorias.


Se trata del joven Diego Andrés Arvizu Hernández de 18 años de edad, quien luego del accidente fue trasladado a un hospital de especialidades en la ciudad de Guadalajara, debido a que presentaba traumatismo de cráneo severo, así como otras heridas que ponían en riesgo su vida. Una vez en el nosocomio de la capital, fue ingresado al área de terapia intensiva y ayer mismo al caer a tarde, su corazón se detuvo.

Por su parte, la Fiscalía Regional continua con las investigaciones correspondientes para dar con el paradero del presunto responsable del accidente, el cual huyó y del que hasta el momento solo se cuenta con información de que conducía una camioneta Explorer en color verde.

Esta madrugada el cadáver del jovencito, sería trasladado a Puerto Vallarta, donde familiares y amigos le espera para darle el ultimo adiós.

Respecto del accidente, se informó que el lunes por la mañana, poco antes de las 07:00 horas, Diego se dirigía a su trabajo y al estar cruzando la avenida Francisco Medina Ascencio entre las calles Francia y Hamburgo, casi frente a Coppel, fue atropellado en los carriles centrales de norte a sur.

El impacto fue brutal, pues al parecer la camioneta Explorer circulaba a exceso de velocidad y el muchacho fue proyectado varios metros adelante. Al caer sobre el asfalto quedando inconsciente, por lo que algunas personas que transitaban por el sitio corrieron a tratar de auxiliarlo y reportar al número de emergencia 911, mientras que el responsable se dio a la fuga rumbo al Centro de Puerto Vallarta.

A los pocos minutos se presentaron paramédicos de Bomberos, quienes al ver la gravedad de las heridas de Diego Andrés, lo trasladaron a la clínica 42 del Seguro Social, sin embargo los médicos consideraron que el joven requería atención de especialistas y equipos quirúrgicos que lamentablemente en esta ciudad no hay y aunque había pocas esperanzas de que sobreviviera, había que agotar cualquier posibilidad, motivo por el que lo trasladaron al Centro Médico de Occidente en Guadalajara, donde finalmente falleció.