• Verónica Díaz Rodríguez

POLICÍA SECUESTRADOR ASESINO DE FEDERALES

El sujeto que asesinó a dos agentes federales en las instalaciones de la FGR Puerto Vallarta, resultó ser policía municipal de Manzanillo, Colima, de donde salió huyendo a principios del mes de septiembre, tras participar en el secuestro y asesinato de una joven estilista.


Jonathan Alexis Cabrera Rivera, es el verdadero nombre del asesino de federales.

De las primeras investigaciones se desprende, que el verdadero nombre de este individuo es Jonathan Alexis Cabrera Rivera, pero al ser detenido en el municipio de Tomatlán (donde se escondía) en posesión de un arma de fuego, dijo llamarse Fernando Sánchez Olivera para evitar que sus antecedentes saliera a la luz.

Jonathan se desempeñaba hasta hace poco como policía municipal de Manzanillo y junto con otros dos uniformados, participaron en el secuestro de una joven estilista, quien tenía su negocio en El Colomo, de donde fue sustraída el pasado 19 de agosto de este año.


La joven asesinado a manos de los policías colimenses.

Tras el plagio, los delincuentes se comunicaron con la familia de la muchacha, a quienes les exigían una fuerte suma de dinero para liberarla, pero en las negociaciones acordaron entregar la cantidad de 80 mil 400 pesos por el rescate, toda vez que fue lo único que los parientes lograron reunir.


Los cómplices de Jonathan, quien también eran policías, ya se encuentran presos por el delito de secuestro agravado.

A pesar de haber cobrado el rescate, los sujetos asesinaron a la jovencita y su cuerpo fue localizado el 28 de agosto, en un terreno baldío cercano a la playa de Manzanillo. Días después las autoridades lograron la detención de dos de los involucrados, mientras que Jonathan permanecía prófugo de la justicia.


Todo parece indicar, que Jonathan Alexis anduvo a salto de mata hasta llegar a Tomatlán, en donde permaneció alrededor de un mes, sin embargo el pasado martes 26 de octubre fue detenido al ser sorprendido en posesión de un arma de fuego y para evitar ser descubierto, se cambió el nombre por el de Fernando Sánchez Olivera. Enseguida lo trasladaron a la Fiscalía General de la Republica con sede en Puerto Vallarta.


Los cadáveres de José Antonio Velásquez Romero y Víctor Manuel Espinoza Torres ya fueron reclamados por sus familiares.

Fue precisamente en las celdas federales, cuando el miércoles, el Ministerio Público Federal solicitó que el sujeto fuera llevado a rendir su declaración, por lo que uno de los oficiales bajó a las celdas que están en el sótano, le quitó las esposas al inculpado y en cuanto le dio la espalda para subir las escaleras, éste aprovechó el descuido y lo despojó de su arma de cargo con la que le disparó a corta distancia.

El federal cayó al pie de la escalera en donde quedó mal herido, mientras que el sujeto subía rápidamente para escapar, pero antes de llegar al pasillo de la comandancia se topó de frente con otro de los agentes que al escuchar los disparos corrió a investigar qué pasaba, fue entonces que Jonathan lo recibió a balazos, asestándole tres tiros en el pecho.


El sujeto se hizo pasar por Fernando Sánchez para evitar que se descubriera que tenía cuentas pendientes con la justicia en Colima.

Los disparos crearon un ambiente de pánico en la agencia del Ministerio Público, situada en del otro lado del edificio que alberga las oficinas federales y ello propició las condiciones perfectas para que el sujeto lograra escapar entre el tumulto de gente que corría por doquier.


Al salir de la comandancia, el delincuente encontró a su paso a una mujer que iba bajando de su vehículo Mitsubishi, por lo que la aventó y la despojó del automotor para escapar en él hacia la colonia López Mateos. Seis calles adelante, dejó abandonada la unidad y continuó la huida pie tierra por la ribereña de Los Camarones hacía el cerro.

Los agentes federales fueron atendidos por paramédicos de Cruz Roja y Bomberos, quienes los trasladaron rápidamente a la clínica 42 del Seguro Social, donde murieron poco después de su ingreso.

Esa tarde autoridades de los tres niveles de gobierno implementaron fuerte dispositivo de seguridad por toda la ciudad y se alertó al vecino municipio de Bahía de Banderas, en caso de que el sujeto intentara escapar hacia aquella entidad, pero desafortunadamente no se ha logrado su captura.


De acuerdo a las autoridades de Colima, Jonathan y los otros dos policías que se encuentran detenidos por el secuestro y asesinato de la joven estilista, habrían participado en otros hechos delictivos, los cuales hasta la fecha son investigados.

Por todo lo anterior, las autoridades de Jalisco y Colima han encendido las alertas, debido a que se trata de un sujeto sumamente peligroso, por lo que piden a la ciudadanía que en caso de tener información fidedigna sobre su paradero, realicen denuncia anónima al número de emergencias 911, garantizando que la información será tratada cuidadosamente para lograr la captura del delincuente.

Finalmente se informó que los dos agentes federales muertos, ya fueron reclamados por sus familiares y esté día se realizaría una ceremonia para despedirlos.