• Héctor Colín

Puñetas Mentales


Les platicaré un par de historias que me han tenido entretenido los últimos meses y al parecer, se me adelantó la navidad y es tiempo de ir abriendo poco a poco mis regalos para disfrutar la temporada de zopilotes…


Con los destos marchitos y prestados del padre, el moño de mis regalos se dedicó a la cacería encarnizada de personas en cuanto el nuevo pero acabado alcaldito tomó protesta el año pasado, despidió a los empleados, mediante una variedad contada de estrategias que evidenciaron nada más que sus frustraciones en el crecimiento. Despidió a los empleados que tuvieran relación con los que enfrentaron a su padre en la elección anterior, luego corrió a todos los que en algún momento de su inútil vida como intento de político se burlaron de él por no servir para nada, en el tiempo de Javier Bravo intentó ser alguien que no era y terminó siendo el más insultado. Por eso se vengó de Javier Bravo y pidió que lo despidieran del IMSS. Enfrentó a todos los empleados del ayuntamiento con los huevos prestados, pensando que nunca se irá, ya van seis meses y le restan dos años y medio. Maltrató a la raza, los subestimó y de deshizo de ellos a la sombra de la ignorancia del alcaldito que, se hizo pendejo o comulga con la actitud soberbia y peligrosa del hijo.


Otra Historia.


Con el mismo préstamo, “el moño” se propuso intervenir en todos los negocios en los que tuviera qué ver el ayuntamiento y el alcaldito. Se revisaron las obras, las licencias, los permisos, las horas extras, las liquidaciones de los empleados, las prestaciones del sindicato, los ingresos generados por el predial y todo en lo que pudiera meter mano para sacar provecho, después de eso, las peregrinaciones al local que le heredó el alcaldito empezaron a verse todos los días para entregar supuestamente dinero en efectivo, fruto de la extorsión, el hostigamiento y la salvaje cacería. Los restauranteros, los antreros y quienes fueron víctimas le sonríen aún, saben que no deben pelearse porque mientras el alcaldito esté medicado, “El Moño” puede, a razón de amenazas, convencer a los funcionarios para actuar en contra de los ciudadanos.


Una más…


En su afán de protagonismo irresponsable, Mr. Flames le propinó unos zapes, le sacudió la cabeza y lo obligó a agazaparse, a operar desde las sombras y recibir a las personas a quienes “El Moño” hostiga en una oficina a la que no entran celulares, en la que revisan el cuerpo de las mujeres y utilizan una bocina con música para ensuciar el audio de la plática y no haya pruebas del hecho en el que se supone, se pide dinero a cambio de la bendición del alcaldito.


Otro chisme…

Ninguneó a la prensa, sí, la mayoría son unos inútiles, pero no eran tus inútiles, sino de todos los vallartenses. Hoy, la prensita está ligada a la nómina, le rascan lo poquito que les permiten, mucho para lo que merecen, pero han fijado su tarifa y le han puesto precio a su dignidad, si es que alguna vez la masticaron. Ya son cómplices de un alcaldito con una gestión disfuncional y corrupta, lo peor, es que los hijos de la prensa vivirán las consecuencias de cambiar el hambre por dignidad y experimentarán en el futuro, el retraso económico de un pueblo que vio a los medios de comunicación doblar las rodillas y aplaudirle a un alcaldito al que se le van las cabras al monte.


El Pez y su Propia Boca…


“El Moño” de mi dulce navidad tiene la vista cansada, nublada, quizás por las largas horas que pasa en el casino apostando con el dinero que debería destinarse para otra cosa, está envenenado de un poder que no es suyo y se ha vuelto muy curioso, como el gato, pero es un pez al que le picó la ignominia y decidió abrir la boca para ser escuchado por quienes no lo quieren ver progresar…


Pd: como dicen tus asesores, no es nada personal.


Ya Estuvo…


Ya abrí muchos regalos en un día, ahora, una buena noticia.


La Buena Noticia


José de Jesús Michel López, hijo del Profesor Luis Michel, alcalde de Puerto Vallarta, se destapa por iniciativa propia para buscar la alcaldía de Puerto Vallarta en el 2024. Como conocedor del tema, me pareció muy adecuado el momento de destaparse, muy atinado el medio utilizado y muy visionaria la actitud servicial que ha tenido José Michel para formarse como político. Se le augura un prometedor futuro, penetrando en las cabezas y los corazones de los patasaladas que tendrán dos años más para conocer de qué está hecho Michel López. Ahora, espero que a Salvador Llamas Urbina no le moleste el madruguete y quiera meterle el pie al hijo pródigo del Presidente Municipal. Aunque Llamas, es sabido que, como hombre creyente y religioso, es honorable y de confianza. Dios los bendiga.

Esa gente sin escrúpulos...



Sólo agregaría un mensaje más:


Quedan dos años y medio...

jajaja aja jajajajajaja aja ja jajaajajajaajjajaaajajjajajajajajjajajajajajajajajaa

ajajajjaa

ajajajajajajajajjaa

ajajajajajajajjajajajaajjajajaa