• Verónica Díaz Rodríguez

Pulmón Hallado en el río es de Animal

Luego de las pruebas de patología forense realizadas al órgano localizado el pasado viernes en el río Cuale, el cual, personal forense mencionó de forma extraoficial que correspondía a un humano, se dio a conocer que no corresponde al de una persona, sino al de un animal.


De acuerdo a especialistas del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses adscritos a la ciudad de Guadalajara, “la región anatómica, al parecer pulmón, no es compatible con un órgano humano sino a un animal, toda vez que carece de lóbulos y sus ramificaciones de árbol bronquial e irrigación sanguínea rebasan las concordantes con las de un pulmón humano”.

Con lo anterior, queda descartado por completo que el hallazgo tenga relación con la mujer desaparecida desde el pasado sábado 28 de agosto, ya que por la zona donde fue encontrado dicho órgano, se presumía que podría ser de la joven, toda vez que justamente en ese lugar, de acuerdo a un video difundido en redes sociales, es donde la camioneta en la que presuntamente viajaba ella, se estrelló contra el puente.


Para fortuna de la familia de Luz Berenice Maldonado Salazar, se descarta que la muchacha fuera despedazada por la fuerza del agua, aunque la incertidumbre de no saber nada sobre su paradero, los mantiene con una enorme angustia y cada día que pasa, aumenta su desesperanza.

El hallazgo del pulmón ocurrió el viernes por la tarde, cuando un grupo de rescatistas realizaban recorridos por el cauce del río en busca de la joven Luz Berenice y de pronto, sobre un pedazo de columna de ladrillos y cemento se tuvo a la vista dicho órgano.

Inmediatamente los rescatistas dieron parte a las autoridades ministeriales y del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes acudieron a realizar las pesquisas correspondientes.

Ese día, el perito a cargo de la diligencia, mencionó de forma extraoficial que el pulmón era de un humano y por tanto, las especulaciones respecto si correspondían al de la mujer desaparecida corrieron como regadero de pólvora, lo cual llevó a los expertos a realizar una serie de estudios patológicos para determinar el origen de dicha región anatómica.