• Verónica Díaz Rodríguez

Rescatan a Víctimas de Secuestro Virtual

Cuatro empleados de diferentes carnicerías, fueron localizados en el interior de un hotel de paso, en donde delincuentes los llevaron con engaños, mientras a sus familias y patrones los presionaban para entregar un rescate de 300 mil pesos por cada uno.


Los hechos se registraron ayer por la tarde, cuando al número de emergencias comenzaron a llegar reportes, en distintos horarios, sobre la desaparición de cuatro empleados de diferentes carnicerías, quienes durante la mañana habían salido de su centro de trabajo para llevar un pedido y nunca regresaron.

En todas las denuncias, la coincidencia era que los patrones y familiares de los muchachos habrían recibido amenazas de un grupo delictivo, que exigían la cantidad de 300 mil pesos por cada víctima.

Inmediatamente elementos de la Policía Municipal se presentaron en los cuatro establecimientos donde estaban reportando la desaparición de sus empleados y al recabar algo de información, se dieron cuenta que estaban ante una posible caso de secuestro virtual, por lo que iniciaron con las pesquisas.


Durante las investigaciones, los policías detectaron a través del GP de una de las motocicletas de las víctimas, el sitio donde ésta se encontraba, por lo que se implementó un operativo para acudir a ese sitio, siendo en el hotel Brisas, ubicado en la calle Polonia en la parte alta de la delegación El Pitillal, en donde a su llegada encontraron no solo las cuatro unidades de transporte, sino también a las afectados.

Resulta que durante la mañana cada uno de los empleados de las carnicerías, había sido enviado a llevar un pedido. En el trayecto recibieron de manera individual una llamada mediante la que les informaba que tenían a un familiar secuestrado y que si querían volverlo a ver con vida, debían dirigirse al hotel Brisas, donde permanecerían aislados en la habitación 43 y ahí debían de esperar instrucciones, además de que no debían contestar el teléfono a nadie, pues de no acatar la orden, pondrían en peligro al supuesto secuestrado.


A la par de esta llamada, los delincuentes se comunicaron con los familiares y los dueños de las carnicerías, para decirles que éstos (los trabajadores) estaban secuestrados y exigían un rescate de 300 mil pesos.

Afortunadamente ninguno de los propietarios de las carnicerías, ni los familiares de las victimas realizaron deposito del dinero que les exigían, sino que optaron por dar parte a las autoridades y de esta forma se logró el rescate de las repartidores de carne, sin riesgo alguno.