• Juan Manuel Cervantes

SAYULITA MUGRIENTO

Mientras Mirtha se pasea entre desayunos…



Ciudadanos y prestadores de servicios turisticos denuncian que el pueblo mágico de Sayulita Nayarit, denuncian que no cesa la contaminación con basura y lixiviados que se generan, por la inconciencia de la gente y la apatía del Ayuntamiento para aplicar el reglamento de limpia municipal.


De acuerdo a denucianas ciudadanas hechas a este medio, lo anterior se genera principalmente en la zona centro del poblado donde está la plaza pública principal, lugar que restauranteros usan para sacar la basura orgánica e inorgánica en las bolsas negras con líquidos estilando.


Aunque los recolectores de basura se llevan las bolsas, el hecho de sacarla antes de tiempo genera mala imagen a los turistas, fetidos olores y contaminación visual además de focos de infección, todo lo cual no solo perjudica a la salud pública, si no que también daña la imágen del destino turístico que es nivel internacional.


Sobre el tema de la basura con este tipo de situaciones, la Alcaldesa dijo hace unas semanas, que se iba a dar a conocer el reglamento de limpia municipal en los recibos de agua durante noviembre y diciembre, para que iniciando enero del 2022 aplicar multas a los cochinones, pero todo parece indicar que esto se aplazó ya.



Lo anterior es porque desde la pasada administración municipal, una empresa privada se encarga de imprimir los recibos y de paso vende publicidad en ellos, como parte de un convenio el cual será revisado pero de momento, no puedría el Ayuntamiento usar los recibos para dar a conocer en ellos el reglamento de limpia.


Finalmente, le espera al destino de talla internacional una pésima imágen para esta temporada decembrina, ya que no se ve por dónde el Ayuntamiento tome acciones para corregir esto, a pesar de los regaños que la Alcaldesa le dio a Servicios Públicos el pasado lunes por la mañana tras los honores en Valle de Banderas, donde les argjmentaba que tenía quejas y que al andar por las calles veía mucho basurero, sin contar con los clandestinos en brechas.