• Héctor Colín

Se Acabó lo que se Vendía


Cuando yo estaba más chamaco me mandaban a la tienda por tortillas o por huevitos, en el trayecto, a algún sujeto inteligente se le había ocurrido colocar un negocio de maquinitas, aquellos armatostes de madera en los que se instalaban videojuegos para entretener a la raza y empobrecer a quien se atreviera enviciarse. Como buena administradora, conocedora de los precios, mi madre me mandaba con el dinero justo para unas tortillas y unos huevitos, sin refresco, así nos bajábamos la comida, a brincos; lo más triste fue siempre mi endeble fuerza de voluntad para no caer en la tentación de las maquinitas, en las que empezaba con unos miles de pesos devaluados y que cercenaban la lana que era para la comida, al final tenía que poner mi cara de pendejo de regreso a casa para justificar que había caído nuevamente en la maldita costumbre de gastarme la lana de lo importante en lo superflua vida del entretenimiento. En cuento corto, me chingaba el dinero de las tortillas en los jueguitos y me quedaba sin dinero, luego sin tragar.


Así mero le sucedió ya al Profe, al parecer le permitió a los hijos o a alguien más meterle mano a la bolsa del dinero de lo importante y se lo chingaron todo en quién sabe qué, que sospecho que no fue importante porque nadie lo vimos invertido o funcionando a favor de los vallartenses.


Mes con mes me llegan mis notificaciones para pagar mis impuestos, al menos una tercera parte de lo que genero de mi trabajo se lo tengo que entregar al gobierno para que lo reparta como le plazca para cubrir los gastos de los ayuntamientos, los estados y la federación, incluyendo los huevitos que se traga el presidente antes de sus mañaneras, y es que si nos ponemos mamones, en algún punto hemos pagado incluso la gasolina de la camioneta que lleva al presidente a jugar beisbol para sentirse útil y joven.


Pero bueno, lo que se vaticinó para noviembre nos alcanzó en agosto, el dinero del ayuntamiento se ha terminado, ya no hay para pagar nada, incluso gasolina, lo que limitará el funcionamiento de las patrullas nuevas, por lo que la policía no saldrá a las calles no sólo porque no habrá medios, sino que también faltará el dinero de los salarios de los policías, por lo que debemos adivinar lo que sucederá, la inevitable ingobernabilidad en el tema de seguridad, que no es nuevo pero que continúa preocupándonos a todos los vallartenses.


Las partidas presupuestales son “dineros” que manda la federación para que el ayuntamiento administre y se permita el funcionamiento, estas partidas vienen etiquetadas para usos específicos, salarios, infraestructura, equipamiento, etc., por lo que de no utilizarse en lo que la federación te dijo, sería considerado un delito y muy grave, es decir qué, si el gobierno federal te manda dinero para patrullas, no debes gastarlo en salarios, y viceversa, en el caso de las obras es casi lo mismo pero su diferencia es técnica y como sé que me leen los regidores, no perderé mi tiempo en explicarles si no lo entenderán, idiotas. El problema más grave es que hoy se pueden identificar desde la calle las corruptelas, el desfalco en el que están embarrando al Profe Luis Michel, lo que le colocaría un pie fuera de la alcaldía y el otro dentro de la cárcel. Si no me cree, espere unos días a que las manifestaciones arranquen por parte de los empleados del ayuntamiento que dejarán de recibir su salario y ni hablar de las prestaciones a las que tienen derecho en el fin de año como el bono de los burócratas y los aguinaldos que no vendrán porque ya no hay dinero.


Es quizás la misma razón por la que el sobrino del alcalde, a quien hizo su tesorero, no se ha parado a rendir informes de lo que sucedió con el dinero, por lo que hoy no sabemos de manera oficial cuánto queda y quién se gastó lo que ya había. El problema es tan grave, que ya no tiene solución financiera que funcione, los préstamos ya no se pueden hacer porque ya se mamaron incluso lo que pidieron al arranque de su administración, el ayuntamiento debe funcionar con algo así como $1,400,000,000.00, si usted no sabe leer la cantidad, se lo explico, son mil cuatrocientos millones de pesos, todos mamados en menos de nueve meses y que eran para doce meses.


El otro problema hoy, es que ya no pueden culpar a la administración anterior, ya pasó el periodo de revisión y no cayó nadie a la cárcel por no dejar dinero para el funcionamiento de la administración del Profe, por lo que el mismo Luis Michel tendrá que comérsela toda, la responsabilidad también. Shale.


Si no hubo obra, no hubo programas sociales, no hubo ni madres, entonces en qué se gastaron el dinero, pues podría salir el tema si tratamos de justificarlo con la aparente ambición del pendejete de “EL CHUYÍN” por colocar a sus amigos en la chamba y por la que debemos pagar más, podríamos entenderlo si estos sirvieran para algo pero son igual de inútiles que el Jesús Michel. Por lo que se dice, existe una diferencia de empleados de casi mil doscientas personas, por lo que, metieron empleados que no se pueden pagar y que representan un gasto innecesario porque no son útiles para la administración o, lo más grave, que se inventaron al menos la mitad de los nombres de estas “personas”, se hicieron cheques y alguien los cobró, porque el dinero ya no está en la bolsa. Grave sería encontrar que alguien cercano al Profe hizo cheques a personas que no existen y fueron cobrados por alguien que si existe, imagínense mamarse 600 salarios en 9 meses. Ta cabrón.


Bueno, la solución ya no existe, no habrá dinero para cerrar el año y los problemas crecerán como los tumores de mis gatos que terminaron “entiesándolos”. Al menos yo, cuando estaba chamaco me aguantaba el hambre de una comida, ahora estos tendán que aguantar el hambre 3 meses, no los Michel, sino sus empleados abandonados, esperaré sus aplausos.


Más noticias sobre esto un día que tenga menos marcada la sonrisa en mi cara. Recuérdenles que en la cárcel el dinero no sirve para nada, sobretodo después de traicionar a todo un pueblo. Pero a mi no me crean.


Ya viene el informe y el melolengo de Pedro Castillo empezó peor de como terminó Roa, por lo menos el finiquito saldrá barato.