• Verónica Díaz Rodríguez

Se Ahogó Mazatleco

Un hombre originario de Mazatlán, murió ahogado en la alberca del hotel donde se hospedaba. Al parecer el incidente se debió a que recién había ingerido alimentos e inmediatamente ingresó al agua a nadar. Sus restos fueron trasladados al anfiteatro del SEMEFO para la necropsia de ley.


Los hechos ocurrieron ayer a las once de la mañana, en el hotel ubicado sobre la calle Lucerna en la colonia Versalles, cuando la pareja procedente Mazatlán, salió de su habitación para disfrutar del desayuno al píe de la alberca y disfrutar de un día tranquilo. Todo iba muy bien, hasta que Ramón decidió ingresar a la alberca para refrescarse, pese a que su pareja le advirtió que esperara un poco de tiempo para que reposara la comida, pero no hizo caso.

El hombre ingresó a la piscina y su mujer se distrajo en el celular, cuando de pronto, ella escuchó que uno de los empleados del hotel le gritaba que su esposo se estaba ahogando. Al voltear hacia la alberca, vio que otros trabajadores de la hostería se lanzaban al agua para sacarlo y corrió a la orilla, donde lo colocaron, para auxiliarlo, toda vez que estaba inconsciente, pero no reaccionaba.

Inmediatamente reportaron el hecho al número de emergencias y a los pocos minutos se presentaron elementos de la Policía Municipal, así como paramédicos de Cruz Roja, quienes le brindaron reanimación cardiopulmonar por espacio de treinta y cinco ciclos, pero no lograron hacerlo reaccionar, por lo que fue declarado muerto.


Tras confirmarse el deceso de la persona, los policías acordonaron el área y reportaron el hecho al Ministerio Público para que se realicen las investigaciones correspondientes.

En el sitio, la señora María Cristina Carrillo Gómez de 37 años, informó que su pareja respondía al nombre de Ramón Galindo Sánchez de 39 años, originario de Mazatlán, Sinaloa, quien se hospedaba en la habitación 103 del hotel en referencia.

Al poco tiempo se presentaron elementos de la Fiscalía Regional y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes se encargaron de realizar las diligencias correspondientes y enviar el cadáver al anfiteatro del SEMEFO para que le fuera realizada la necropsia de ley.

Anoche, la pareja del ahora occiso realizaba los tramites de identificación del cadáver para su traslado a su natal Mazatlán, Sinaloa, donde familiares y amigos le esperan para darle el ultimo adiós.