• Adolfo Torres

Se Cumplió un año sin Arribo de Cruceros

El día de ayer se cumplió un año exacto en el que arribó el

rató del Rotterdam, al cual debido a la pandemia por el coronavirus SARS-CoV-2, ya no se le permitió salir de la ciudad.

La enorme embarcación había salido de San Diego, California, el 11 de marzo de aquel año, para visitar varios puertos turísticos mexicanos, entre ellos Puerto Vallarta, no obstante un día después de sus arribó, el entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decretó la prohibición del acceso a su país vía aérea y marítima para extranjeros.

Ante ello el Rotterdam tuvo que quedar atracado en el muelle 1 de la Terminal Marítima, hasta ver como se repatriaban a sus respectivos países a los pasajeros del enorme crucero.

Ante la prohibición de poder viajar, los pasajeros tuvieron que permanecer en la embarcación, hasta que se determinó que se realizaría un puente aéreo, debido a que Puerto Vallarta cuenta con un aeropuerto internacional con la capacidad de realizar el traslado.

A lo anterior se sumó que Puerto Vallarta recibió otra embarcación, la cual llevaba 25 días navegando, ya que en ningún puerto los dejaban desembarcar se trató del MC Europa, en el cual viajaban turistas de origen europeo, especialmente alemanes.

Cabe recordar que el calendario de arribos durante el 2020 marcaba que se tenían programados aproximadamente 185 arribos, pero sólo llegaron 73, varios de ellos considerados como puentes humanitarios para repatriar a pasajeros y tripulaciones; así como para dar mantenimiento a los barcos.

Hasta el 29 de mayo de 2020, de Puerto Vallarta se habían repatriado en total mil 836 personas; los cuales fueron desembarcados en esta ciudad para regresar a su países de origen, con los mencionados puentes humanitarios.

El último gran barco que se recibió fue el Grand Princces, aunque este fue solo para mantenimiento y estuvo en la ciudad del 1° de marzo al 6 de marzo de este año.

SUSCRÍBETE CON NOSOTROS
  • SiempreLibres en Facebook

© 2006  Agencia Perspectiva

Casa Editorial Siempre Libres.