• Verónica Díaz Rodríguez

SE VINO EL CERRO


El reblandecimiento de la tierra por las fuertes lluvias registradas en los últimos días en Puerto Vallarta, además de la remoción que se realizó con motivo de una obra que se llevan a cabo en la zona, provocaron un derrumbe en la zona de Amapas. Afortunadamente no hubo pérdidas humanas, solo daños materiales a dos fincas contiguas.


Los hechos se registraron alrededor de las 16:00 horas, cuando una cuadrilla de trabajadores de una obra en construcción ubicada sobre la calle Santa Bárbara se encontraban reposando la comida, cuando de pronto, se sintió como se cimbró la tierra y derivado de ello se desgajo parte del cerro hacia la playa.

El hecho fue atestiguado por decenas de turistas que disfrutaban de un soleado día de playa, quienes al ver el derrumbe corrieron para ponerse a salvo, al igual que los trabajadores de la obra, algunos de los cuales estaban a punto de reiniciar sus labores en la maquinaria pesada.

Mientras los trabajadores de la obra realizaban su reporte al número de emergencia, un nuevo derrumbe sobrevino, está vez afectado parte de la cimentación y barda perimetral de una finca contigua a donde se realiza la obra.


A los pocos minutos se hicieron presentes varias unidades de Protección Civil y Bomberos Municipal a cargo de su director, Adrián Bobadilla, agentes de Vialidad Municipal y Protección Civil Jalisco comandados por Arturo García Pulido para iniciar con las maniobras en la zona y detectar las áreas de riesgos.

Sobre la calle Santa Bárbara, a unos cinco metros de donde se registró el derrumbe se aprecia la calle agrietada, hubo un desprendimiento de una parte de la ladera del cerro afectando la vialidad, también se afectó los cimientos de un domicilio, la red de agua potable y drenaje.


De acuerdo a las primeras valoraciones, se presume que en el sitio se registró un corto circuito en la red eléctrica subterránea, lo que provocó un socavón de aproximadamente 8 metros y derivado de ello se registró el derrumbe.

Para garantizar la seguridad de los habitantes de la zona, fue necesario evacuar el domicilio que se vio afectado en su cimentación, ya que pudieran continuar desgajándose parte del cerro sobre el que se encuentra edificada la casa.


Afortunadamente ni hubo pérdidas humanas, puesto que los trabajadores de la obra, se encontraban en la zona de playa donde reposaban la comida, mientras que los turistas, alcanzaron a correr y ponerse a salvo antes de que la nube de tierra los alcanzara.


Una vez eliminados riesgos, la obra fue suspendida hasta que se realicen los peritajes correspondientes para deslindar responsabilidades y garantizar la seguridad de los habitantes de la zona, así como de los trabajadores.