• Ruben Gómez Bernal

SEGÚN ENCUESTA, GOBIERNOS ESTATALES DE MORENA CORRUPTOS, ENTRE ELLOS EL DE NAYARIT


Según la encuesta de CE Research, más de la mitad de ciudadanos nayaritas encuestados calificó al gobernador de Nayarit, Miguel Ángel Navarro Quintero, como uno de los más corruptos con un 52%. La pregunta formulada por los encuestadores fue simple: ¿Qué tan honesto o tan corrupto es su gobernador? y más de la mitad, el 52% calificó de corrupto a Navarro Quintero.

Resulta significativo que los gobernantes estatales de Morena, resulten calificados como “corruptos”  –según la encuesta– En tal lista entran  la gobernadora de Campeche, Layda Sansores (Morena), con 57% de respuestas negativas, Rutilio Escandón (Morena), de Chiapas, con 56% y David Monreal (Morena), de Zacatecas, con 55%la gobernadora de Campeche, Layda Sansores (Morena), con 57% de respuestas negativas, Rutilio Escandón (Morena), de Chiapas, con 56% y David Monreal (Morena), de Zacatecas, con 55%

El común de los gobernadores de Morena calificados de corruptos, tienen un origen común, provienen del PRI partido en el que algunos militaron hasta por 35 años, ocupando la mayoría de los señalados, importantes cargos públicos. Actualmente, casi la mitad de los gobernadores de Morena, partido  presumiblemente de izquierda,  fueron militantes del PRI, y es que esos gobernadores son de los más críticos del PRI, olvidándose que tuvieron un pasado de corrupción.  

Actualmente son ocho mandatarios morenistas: David Monreal, gobernador de Zacatecas; Miguel Barbosa, de Puebla; Layda Sansores, de Campeche, Miguel Ángel Navarro, de Nayarit; Alfonso Durazo, de Sonora; Lorena Cuéllar, de Tlaxcala; así como los recién electos Julio Menchaca, de Hidalgo, y Américo Villareal Anaya, de Tamaulipas.

De ellos varios aparecen en  la encuesta en la que son considerados como “corruptos” y tienen una larga trayectoria política iniciada y construida en el PRI, como el gobernador de Hidalgo, Julio Menchaca, quien militó por 35 años en el PRI, de 1980 hasta 2015, y en el 2017 se fue a Morena. Como priista, fue diputado local en el Congreso de Hidalgo.

En el mismo caso  está Américo Villarreal Anaya, que militó en el PRI durante 33 años, de 1983 a 2017 y es hijo del exgobernador priista Américo Villarreal Guerra.

Todo un caso es la pelos de zanahoria la multimillonaria gobernadora de Campeche Layda Sansores, que constantemente critica al PRI, militó en el tricolor por 30 años. Luego, de 1996 a 2000 estuvo en el  PRD; también anduvo  en Convergencia (hoy Movimiento Ciudadano) y en el PT hasta 2014, cuando se incorporó  a Morena.

Y miren lo que son las cosas, también en esa lista de gobernadores de Morena, que fueron priistas, está nada menos que el gobernador de Nayarit, Miguel Ángel Navarro, que militó durante  29 años en en el PRI, de 1976 a 2005, fue diputado federal. Después militó en el PRD y hasta 2014 que llegó a Morena.

En caso semejante está la gobernadora de Tlaxcala,  Lorena Cuéllar, que  de 1992 a 2012 fue priista; es decir, estuvo 20 años en el PRI; en 2012 se pasó al PRD y en 2018 comenzó a militar en Morena.

Otro de los gobernadores que ha cambiado en varias ocasiones de partido es el de Sonora, Alfonso Durazo, quien estuvo por 21 años en las filas del PRI, de 1978 a 1999; después, del 2000 al 2004, se fue al PAN, donde fue secretario particular del entonces presidente Vicente Fox. Posteriormente, estuvo en el PRD, luego en MC y hasta 2014 se unió a Morena.

De ahí que todo lo que hacen estos gobernadores al criticar al

PRI, es buscar “expiar” culpas, ya que aunque cambiaron de partidos, en su mayoría ya habían terminado su ciclo en el PRI se fueron a otros partidos y después recalaron en Morena, en donde hoy son considerados poco menos que “apóstoles” de la democracia, pero que fueron unos pillos que hoy son venerados como santos de la honradez y la democracia.