• Verónica Díaz Rodríguez

Sentencian a Homicida

Derivado de los trabajos realizados por la Fiscalía Regional de Puerto Vallarta, se logró que un juez emitiera una sentencia por 20 años de prisión en contra de Alfredo “N”, luego de acreditar su plena participación en la muerte de un hombre registrada el 24 de mayo del 2014, en el municipio de San Sebastián del Oeste, Jalisco.


Dentro de las actuaciones que obran en un expediente penal se logró saber que el día de los hechos la víctima se encontraba en una fiesta del pueblo de La Cofradía de Camotlán, a la que también llegó Alfredo. Ambos estuvieron ingiriendo bebidas embriagantes hasta la madrugada.

Cuando el ahora occiso decidió retirarse, Alfredo lo enfrentó y le reclamó airadamente que haya matado al amigo de su hermano, a lo que la víctima le contestó que no era asunto suyo, que si no sabía cómo habían estado las cosas, mejor se guardara sus comentarios, pero éste ya iba preparado para cobrar venganza, así que en cuanto la persona le dio la espalda para retirarse a casa, el ahora sentenciado sacó una navaja con la que lo lesionó en dos ocasiones en el cuello.

El hombre cayó a mitad de la calle, en donde se desangraba, mientras que Alfredo y otro sujeto que llegó en ese momento al sitio, se le fueron encima a golpes, con pies y un palo, hasta privarlo de la vida.

Del hecho tomó conocimiento la Fiscalía Regional de Puerto Vallarta, quien aportó los elementos de prueba suficientes para acreditar la participación de Alfredo como el responsable del homicidio y se solicitó la orden de aprehensión correspondiente.

Alfredo fue detenido por agentes investigadores días después del crimen y puesto a disposición del Juez para que fuera procesado en el sistema penal acusatorio tradicional, siendo internado en el Penal de Ixtapa.

Luego de desahogarse las etapas procesales correspondientes, en fechas recientes un Juez entró al análisis del caso y coincidió con el Ministerio Público, emitiendo una sentencia de 20 años de prisión por el delito de homicidio calificado.

El ahora sentenciado además, deberá de realizar el pago por la cantidad de 322 mil 676 pesos como concepto de la reparación del daño en favor de los deudos de su víctima.