• Verónica Díaz Rodríguez

Tapatío Ahogado

Un hombre de 73 años murió ahogado en la playa Conchas Chinas, cuando una corriente de retornó lo arrastró mar adentro. Sus familiares trataron de auxiliarlo pero no lo lograron y para cuando llegaron los guardavidas, la persona ya había muerto.

El trágico suceso ocurrió el sábado alrededor de las 13:00 horas, cuando una familia procedente de Guadalajara, disfrutaba del cálido clima en la playa de Conchas Chinas, a donde habían llegado desde temprana hora con el plan de pasar un día agradable.


La playa de Conchas Chinas, una de las más peligrosas de la zona.

Estando ya instalados en la playa, el calor comenzó a arreciar, fue entonces que el señor Manuel ingresó al mar para refrescarse y junto con otros familiares estuvo “toreando” las olas y pasando un rato muy divertido, sin imaginarse lo que el destino les tenía preparado. En un momento dado, se vino una corriente de retornó y arrastró al señor de 73 años, ante la vista de sus familiares, quienes desesperados trataban de auxiliarle para llevarlo de regreso a la orilla.


El señor Manuel murió antes de que llegaran rescatistas en su auxilio.

Los gritos hacia las personas que estaban en la playa, alertaron de que algo malo estaba pasando y entonces fueron en busca de Guardavidas, pero para su mala fortuna, no había uno solo en la zona, así que llamaron al número de emergencias y esperara a que llegaran los rescatistas.

A los pocos minutos llegaron Guardavidas, quienes al ser enterado de lo que ocurría inmediatamente se sumergieron en el mar y tras unos minutos de búsqueda, lograron encontrar a la persona, a la que con gran dificultad llevaron hasta la orilla para brindarle auxilio. Luego llegaron socorristas de Cruz Roja y coordinadamente le aplicaron reanimación cardiopulmonar a la persona, pero no lograron hacerla reaccionar.

De acuerdo a lo informado por los familiares, el señor Manuel Anguiano Andrade de 73 años, permaneció en el agua alrededor de 20 minutos, hasta que llegaron los rescatistas, por lo que murió sin que nadie pudiese ayudarlo.

Al confirmar el fallecimiento, la zona fue acordonada, mientras llegaban las autoridades ministeriales y por petición de los familiares se colocó una sombrilla para cubrir el cadáver del sol.

Un par de horas después, en el sitio se presentaron agentes de la Fiscalía Regional y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, quienes se encargaron de realizar las diligencias correspondientes al cadáver y el lugar donde ocurrió la tragedia, para posteriormente trasladar el cadáver al anfiteatro del SEMEFO.

En el sitio, se informó por parte de vendedores de playa, que a pesar de ser una zona muy concurrida por turistas, es de las más peligrosas, toda vez que muy cerca de la orilló está un socavón en el que se forman remolinos, llevándose a las personas mar adentro, de ahí que es muy importante la presencia de Guardavidas, inclusive desde hace tiempo les colocaron una torre para estar vigilantes en ese sitio, pero hasta el momento, los rescatistas solo realizan recorridos dos o tres veces por día, pues al parecer no existe personal suficiente para cubrir de manera permanente en todas las playas de la ciudad.