• Raúl Gibrán

Todos los días se celebra la poesía


Estimados lectores, espero me hayan extrañado como yo los extrañé, las recientes semanas me fue imposible escribir para ustedes, cosa que valga decir, disfruto mucho hacer, pero hoy, regreso con más ganas.


En esa mi breve ausencia llegó el día que internacionalmente se celebra la poesía, el 21 de marzo, y claro, que la actriz principal de mi vida tiene que hoy, aquí, merecer su caravana. Hace ya algunos meses que la hemos dejado descansar, hemos escudriñado en otras cosillas interesantes, como el cuento, curioso microcosmos, tigre firme y certero, cero grasa, todo músculo. La novela, personajes específicos como Arreola y Lorca, y también hemos hablado algo de fotografía y cámaras antiguas, pero la poesía es la poesía.

Para algunos no es el día de la poesía, es el mes de la poesía, otros la celebramos todos los días, ya sea escribiendo, leyendo, sintiendo y principalmente observando, observando un gesto, observando una acción, una hoja, cualquier cosa.

Cada año, en el mes de marzo se realizan encuentros de poetas, pequeñas lecturas, se cuelgan versos a lo largo de las calles, se graban cosas para internet, en esos días las ganas de hacer algo burbujean, y claro, cada año acepto el participar en algunas de las cosas que me invitan. En otras tristemente el reloj no me lo permite. Uno de esos entusiastas es Rodrigo Elorza, el famoso pirata cuenta cuentos, por cierto, le mando un fraternal saludo hasta Guadalajara. Me invitó a crear contenido por el día de la poesía, una entrevista en línea que se compartirá por youtube y me pregunta por poetas, formas, historia, la poesía en mi vida y bueno, lanzó la gran pregunta sin respuesta ¿Qué es la poesía? Y lo comparto aquí, pues probablemente usted querido lectora escuchó muchas veces poesía, poesía, pero realmente siempre dice uno


¿Qué es y para qué?


El diccionario, el tumbarrulos lo aventé hace años por la ventana, que la RAE tiene la mala costumbre de apretar el cuello de la creatividad, así que no colgaremos aquí lo que tiene que decir de la poesía (Primero que se lave la boca y luego la mencione), mejor dejemos que nos lo digan los poetas, los seres de tinta, los juglares sin época, sin tiempo.


Díaz Mirón escribió:

¡La poesía! Pugna sagrada,

radioso arcángel de ardiente espada,

tres heroísmos en conjunción:

el heroísmo del pensamiento,

el heroísmo del sentimiento

y el heroísmo de la expresión.



Certero equilibrio es la poesía para Díaz Mirón, considero una muy acertada definición. En ocasiones, podemos creer que el sentimiento en si mismo es poesía, pero ese sentimiento necesita forma, necesita ser digerido para poder compartir con el otro en su estado más puro, lo sé, parece una contradicción, pero es necesario el proceso. Por ejemplo, ante la muerte de un ser querido, ante una ruptura amorosa, uno puede sentir tanto, el estado puro del sentimiento que nos inunda, tomamos la pluma e intentamos, puede ser que en ese lanzarse al papel con el pecho abierto aparezcan ideas, bases que con la caricia del tiempo y esmero podrán tomar forma, digerir, pensar y después pulir la forma de decirlos, lo que es la expresión. Digo, mi burda interpretación de los versos del maestro Mirón.


Otro que afrontó magistralmente la interrogante fue Bécquer, por cierto, no hace mucho hablamos aquí de él:

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas

en mi pupila tu pupila azul.

¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?

Poesía... eres tú.


Mucho más ambiguo que Mirón, pero hermoso.

Mi último ejemplo es un no poeta, bueno, creo que vivió a lo poeta, caminó poesía, su vida fue poesía, quizá también lo es su muerte, el buen Arreola. Dijo en una entrevista: En realidad todo lo que importa y vale en este mundo, lo que legitima nuestra condición de hombres es lo poético. Sea en palabra, artes plásticas, en actitudes humanas. La poesía es la realidad ser del hombre. Y más mérito aún, lo dijo sentado a un lado del buen Borges.

Hace unos días estuve en una reunión importante, un asunto cultural del Instituto de Cultura que reúne para tomar decisiones a miembros del sector artístico, hotelero, sociedad en general y demás, en ese intercambio de impresiones, en ese saludarnos, en ese convivir previo de toda reunión, una de las miembros de la mesa me dijo: Y en estos tiempos de pandemia, científicos, médicos y poetas son los que nos salvan. Me dejó sin palabras ante tan contundente afirmación, quizá modificaría poetas por poesía, pero su idea, la médula, es perfectamente entendible.

Son muchos poetas que podría mencionar, podríamos colgar aquí cosas de Sabines y sería perfecto, quizá los amorosos, algo de Vallejo poeta de poeta, su influencia es mundial, pero hoy nos acompañará algo del borracho Bukowski, el último poeta maldito de hueso maldito. Yo su obra la conozco desde la adolescencia y tengo varios libros empolvados, pero hace poco llegaron a mí como 4 ejemplares más, los acompañó una biografía muy agradable de Charles Baudelaire.


El texto me parece uno de los más honestos, con una originalidad, una cosa a la que no quiero colgar más adjetivos disfrute usted apreciado lector de Pájaro azul:

hay un pájaro azul en mi corazón que

quiere salir

pero soy duro con él,

le digo quédate ahí dentro, no voy

a permitir que nadie

te vea.

hay un pájaro azul en mi corazón que

quiere salir

pero yo le echo whisky encima y me trago

el humo de los cigarrillos,

y las putas y los camareros

y los dependientes de ultramarinos

nunca se dan cuenta

de que está ahí dentro.

hay un pájaro azul en mi corazón que

quiere salir

pero soy duro con él,

le digo quédate ahí abajo, ¿es que quieres

montarme un lío?

¿es que quieres

mis obras?

¿es que quieres que se hundan las ventas de mis libros

en Europa?

hay un pájaro azul en mi corazón

que quiere salir

pero soy demasiado listo, sólo le dejo salir

a veces por la noche

cuando todo el mundo duerme.

le digo ya sé que estás ahí,

no te pongas

triste.

luego lo vuelvo a introducir,

y él canta un poquito

ahí dentro, no le he dejado

morir del todo

y dormimos juntos

así

con nuestro

pacto secreto

y es tan tierno como

para hacer llorar

a un hombre, pero yo no

lloro,

¿lloras tú?

SUSCRÍBETE CON NOSOTROS
  • SiempreLibres en Facebook

© 2006  Agencia Perspectiva

Casa Editorial Siempre Libres.