• Rodrigo Aguilera

Tras 15 Años en SIEMPRE LIBRES Dejaré de Publicar El Quinto Poder

Tomaré un año sabático en el que haré las cosas que más me gustan, viajar y retomaré la escritura, así como la redacción de otros géneros periodísticos como el reportaje



El Quinto Poder

Por Rodrigo Aguilera


Hace 15 años inicié la publicación de una columna de análisis y crítica política en esta, que considero mi casa, SIEMPRE LIBRES. Entonces como ahora, agradezco y agradeceré siempre la hospitalidad de la familia GARCÍA COLÍN quienes siempre me han respaldado y recibido como uno de ellos.

Al participar como observador y cronista de la política regional a lo largo de estos tres lustros he participado también como estratega y operador de bastantes campañas actividades con las que he desarrollado mis gustos profesionales.


En ese vivir para la siguiente elección, apoyar proyectos desde su concepción, seguir el desarrollo de quienes participan en la actividad pública se han ido sin sentirlo muchos años ya.

Al enfocarme en la cobertura del quehacer político he dejado de lado algunos otros aspectos que habré de retomar a partir del día de mañana en que deje de publicarse esta columna.

Viajar, escribir, retomar géneros periodísticos que me son muy cercanos, serán algunas de las actividades que haré durante lo que se puede considerar, o al menos así lo pienso yo, año sabático.

Si mi CASA EDITORIAL SIEMPRE LIBRES así me lo permite estaré compartiendo con quienes hacen el favor de leerme, algo de lo que espero sea una temporada productiva que me permita retomar con mejores herramientas la labor de comentar la vida pública en esta región en la que encontré un hogar.

Tampoco me desconecto por completo de la actividad relacionada con la política y las y los políticos. Hay en marcha bastantes proyectos hacia el 2024 en los que seguiré participando aunque de forma más privada.

Este texto sirva también para agradecer la paciencia de tantas y tantas personas a las que he llegado en estos años, sin su lectura de mis textos no habría sido posible la existencia de una columna como El Quinto Poder.

Para todas y todos ustedes asumo el compromiso de retornar y retomar este espacio que dejo en pausa habiendo atendido asuntos y temas que reclaman mi energía y de los cuales iré dando cuenta si me lo permiten a través de este diario y mis redes sociales.

Adelanto que no, no me he cansado ni me han corrido o pedido que deje de escribir, la idea de apartar un año para cambiar de actividad es una que ya había compartido con quienes son mis muy buenos aunque pocas y pocos amigos.

El fin de semana, después de saber de la desaparición del excelente servidor público y empresario vallartense Fernando Peña estuve a punto de dejar de lado el tema de sustituir mis actividades.

Afortunadamente, sobre todo para Fernando y su familia, pero también para Vallarta, el asunto se resolvió de la mejor manera en las condiciones de un caso como ese.

El eludir la denuncia ante el daño a la ciudad y la región que hubiera tenido un desenlace fatal hubiera significado una cobardía de mi parte dejar de lado mi labor como crítico periodístico.

Afortunadamente, dirán algunos, gracias a Dios, otros, el asunto Peña se resolvió para bien. Aunque queda ahí ya el indicio sobre a dónde apuntar cuando alguien pretenda ser intimidado o amenazado desde el poder.

No me arrepiento de nada de lo que he escrito porque lo he hecho siguiendo tres principios personales: Uno la certeza de que es cierto lo que escribo. Dos que quien lo lea se va a incomodar al hacerlo y Tres que aporto un ángulo de discusión para la formación de criterio en quien lo lee.

Así que pongo en pausa EL QUINTO PODER. Espero que el año sabático que me tomo me dé lo más importante que cualquiera que se dedica a este oficio puede tener: Perspectiva.

Sí, como la agencia hermana de SIEMPRE LIBRES que también dirige el maestro Héctor García Colín.

La perspectiva que tanta falta hace para el análisis y contribuir a la discusión pública de lo que es común a todas y todos, la actividad política.

Considero el año sabático como una oportunidad y hasta cierto punto algo que me merezco que es el aprovechar esto que es lo único que se hacer (leer y escribir).

Hay varios temas sobre los que quiero redactar historias y reportajes, concursos en los que quiero inscribir textos, proyectos de libros que deseo concluir y publicar. (Tampoco estaré en la hamaca estos doce meses).

Y claro, seguir mi vocación de viajero. Así que les anuncio lo primero que publicaré en SIEMPRE LIBRES, si me dan espacio, la crónica del recorrido que haré por una de las rutas de peregrinación más conocidas de occidente: El Camino de Santiago.

Apunto que al ir al Camino no me mueve el espíritu religioso, aunque respeto profundamente a quienes lo hacen con ese objetivo. Tampoco es turismo en el aspecto más básico, creo que en todos los lugares a los que las personas acuden con una energía positiva se cargan de ésta. La vibra de esos sitios se percibe y afecta a quienes los visitan y recorren, así que una ruta que desde hace más de mil años convoca a peregrinos de todo el mundo algo debe tener más que paisajes hermosos.

Pero bueno, ya daré los detalles del cómo inició la idea de ir al Camino, del porqué lo decidí y hasta de las previsiones y provisiones que tomé.

Ignoro si tendré éxito y el asunto de caminar centenares de kilómetros no deja de provocarme esa inquietud que todo buen viaje debe causar.

Así que, nuevamente gracias, dejaré hasta aquí por el momento EL QUINTO PODER y estaré en comunicación a través de estas páginas. Para todas y para todos lo mejor en esta etapa final del 2021.