• Ruben Gómez Bernal

UNA PRUEBA DE LO QUE VENDRÁ


A pocos días de la inauguración del puente, estos influyentes locatarios siguen campantes en las afueras del mercado Rio Cuále.

Una prueba de lo que vendrá para Tránsito del Estado, la tendrá en las Semanas Santa y de Pascua. Supervisar y multar las unidades que no han pasado la verificación no será cosa fácil. En ese maremagno vial en plenas vacaciones, cuando la ciudad estará full, de tráfico parar a un vallartense o turista infractor, será cosa suicida. Las vialidades se colapsan con cualquier vehículo que se pare, como en el centro de la ciudad, que al pararse un carro no hay por dónde se pueda pasar, el tráfico se detiene y vienen los grandes embotellamientos. Por eso la pregunta de si se realizarán operativos en esa fecha. Pero lo más importante es la vecindad con Bahía de Banderas, pues nuestros vecinos que vienen a trabajar, de negocio o simple paseo,y cuentan con vehículo con placas de Nayarit, tendrán que hacerle a la tramitología para sacar un “permiso”, una cosa absurda es como si a los vallartenses que visitan o van a Bahía por negocio tuvieran que tramitar un "permiso" para ingresar. Esto ni en los tiempos del porfiriato se conoció, como va a ser posible que hoy en que se han derrumbado fronteras alrededor del mundo, en Jalisco se instaure una medida que viola la Constitución Mexicana, que garantiza el libre tránsito en el territorio nacional y que además señala que nadie puede ser molestado en sus documentos salvo con una orden dictada por un juez. Pero también los de Bahía De Banderas.



FUERTE COMPROMISO. - Si de algo están hartos muchos vallartenses, es del ruido y de la impunidad de algunos antros, bares y restaurantes. Y claro que sí se puede, como gritaron los pasajeros del primer avión en llegar al AIFA. Sin duda es un fuerte compromiso el que se echó a cuestas el director de Padrón y Licencias Luis Enrique Hurtado Gomar. Manifestó que aplicará la Ley Anti Ruido, que ciertamente ha sido letra muerta ante los poderosos antreros, que prácticamente son amos y señores que hacen lo que les viene en gana. Muchos vecinos estarán más que contentos por lo dicho por Enrique Hurtado, pero no hay que adelantar vísperas, el problema del ruido es tremendo, un vicio arraigado en muchos negocios, crecido bajo el cobijo de funcionarios complacientes y cómplices a los que les fue muy bien. Entraron con una mano por delante y otras por detrás y hoy su vida es opulenta. Es por eso que es plausible la posición de don Enrique Hurtado, se apoyará en Reglamentos para conocer a los que violen los decibeles autorizados, y aplicarles la no autorización de las horas extras. Esto es una medida que debe de llevar mensaje para los violadores de los reglamentos que se sienten intocables. De aplicarse el titular de Padrón y Licencias, de no soslayar la problemática ruidosa, se llevará el reconocimiento ciudadano, pues son muchos años de que la gente tiene que aguantarse ante los prepotentes encargados de los negocios, a lo que se les podría comenzar a desmoronar su influyentismo…


DESCONTENTO DE LOCATARIOS: TODOS COLUDOS O TODOS RABONES. - Hay descontento en los locatarios del Mercado Municipal Río Cuale. ¿El motivo? Que hay tres de ellos quedé asentaron en el maleconcito con carpas y ahí están sin moverse, mientras que los demás han tenido que capotear la mala temporada por la falta de turismo por la destrucción del puente. Hoy afortunadamente está muy cerca de que se abra para que el mercado vuelva a tener ese esplendor de antes. Según trascendió, los que están asentados en el maleconcito, tienen la protección de alguien, ya que todos los demás tuvieron que regresar a sus locales. Otra de las molestias es que esos no tienen arreglados sus locales a diferencia de los demás que tuvieron que repararlos y lo más pesado, surtir la mercancía.