• Verónica Díaz Rodríguez

VELADORA DEL DEMONIO

Voraz incendio consumió una casa de lámina y cartón en la colonia Guadalupe Victoria, dejando a una mujer de avanzada edad sin un techo donde vivir. Por fortuna la señora alcanzó a salir a tiempo y solo fueron daños materiales.


El siniestro se registró alrededor de las once de la mañana, cuando la señora Esperanza López Robles de 85 años, se encontraba en su domicilio ubicado sobre la calle Pedro Vélez número 219 en la citada colonia. Tenía encendida una veladora en un pequeño altar que hizo para sus fieles difuntos y no se dio cuenta en que momento, la flama alcanzó un pedazo de tela.

Cuando menos pensó, el fuego ya había alcanzado todo el altar y parte de un mueble, por lo que salió tan rápido como le fue posible para pedir ayuda a los vecinos, quienes llamaron al número de emergencias para que enviaran ayuda.


Mientras los cuerpos de rescate llegaban, la anciana suplicaba a sus vecinos que le ayudaran para tratar de apagar el fuego, pero cualquier intento fue en vano, puesto que el incendio se extendió rápidamente, envolviendo todo el inmueble, debido a que el techos era de madera y láminas de asbesto.

Instantes después llegaron los Bomberos, policías y elementos de Protección Civil Jalisco, e inmediatamente resguardaron la zona, toda vez que el fuego amenazaba con extenderse a otras fincas, luego comenzaron con las maniobras para sofocar el fuego, el cual ya había derribado por completo la estructura que sostenía el techo de lámina, y los pocos muebles de la anciana estaban convertidos en carb

ón.

Luego de una hora de maniobras para sofocar el siniestro y enfriar el lugar, finalmente los bomberos comenzaron con la remoción de escombros, para erradicar cualquier riesgo. Afortunadamente no hubo daños a terceros, pues la casita estaba al centro del terreno y no afectó los muros de las casas aledañas, en cuanto a la estructura, solamente quedaron llenos de humo.


Al concluir con los trabajos, los Bomberos y Policías dieron parte de lo sucedido al Ministerio Público, sin embargo la señora Esperanza dijo que no había nada que investigar, puesto que ella estaba consciente que el incendio se debió a un accidente con la veladora de su altar de muertos.