• Verónica Díaz Rodríguez

Volcó su Buick

Aparatoso accidente ocurrió la madrugada de ayer en la carretera a Mismamloya, en el que su tripulante, un hombre de 70 años, resultó con lesiones de consideración y permanece hospitalizado.


El percance ocurrió minutos antes de la 01:00 horas, cuando un hombre de origen extranjero circulaba por la carretera federal 200, de Mismaloya hacía Puerto Vallarta, a bordo de un vehículo marca Buick, color gris, placas de Minnesota, Estados Unidos. Al parecer iba a exceso de velocidad y al llegar a la curva que se localiza a la altura del hotel Hyat Ziva, perdió el control del volante, chocó contra el paredón y se volcó.


El vehículo quedó con sus llantas hacia el cielo y el septuagenario atrapado en el interior. Automovilistas que transitaban a esas horas por el sitio, al ver el percance, detuvieron la marcha para alertar a otros conductores y evitar otro accidente, además de tratar de ayudar al estadounidense, pero se encontraba atrapado entre los hierros retorcidos.

A los pocos minutos llegaron paramédicos de Bomberos, quienes inmediatamente realizaron las labores para lograr extraer a la persona del interior del automotor y una vez liberado le brindaron los primeros auxilios, notando que presentaba fractura de fémur izquierdo, así como posible fractura en costillas del mismo lado, posible traumatismo de cráneo y fuertes golpes en distintas partes de su cuerpo, por lo que fue abordado a la ambulancia y trasladado a recibir atención médica.


El herido fue identificado con el nombre de Daniel O´brian de 70 años de edad, procedente de Minnesota y con domicilio temporal en Puerto Vallarta, quien quedó internado en el área de shock del hospital Regional debido a la gravedad de sus lesiones.

Por su parte, agentes de Vialidad Municipal se encargaron de realizar el respectivo parte de accidente y enviar el automotor al corralón de grúas, en donde quedó a disposición del Ministerio Público.


Cabe mencionar que los oficiales de Vialidad se darían a la tarea de tratar de localizar, a través de la dirección del lesionado, a sus familiares para que acudan al nosocomio y estar pendientes de su estado de salud.