• Héctor Colín

El Retraso de Mirtha


Ayer por la tarde, mientras me encontraba en el baño entretenido consultando mis redes sociales, pude ver que Mirtha y yo estábamos haciendo lo mismo, pero en diferentes lugares. Uno de los perfiles considerados medios a los que les pagan por transmitir por redes sociales los eventos de la alcaldesa de Bahía de Banderas, Mirtha Villalvazo, me dio la oportunidad grandiosa de entretenerme y sentirme orgulloso de lo que dije desde el principio de su administración, la gestión de Morena sería basura y pasaría a la historia como la peor administración que haya tenido el rancho más productivo de Nayarit.


Mientras ambos nos deshacíamos de la basura, fui agradecido con la alcaldesa y con los medios que la cubren, porque un tonto debería saber que es mejor mantener la estupidez en silencio, en privado porque luego hay quienes se burlan de uno y lo hacen enojar, tal como le sucede a ya saben quién. Bueno, sin más rollo, Mirtha se encontraba en un evento con chaleco de Morena, como si eso fuera de enorgullecerse y no se sufrir por las mentadas silenciosas, acompañada de varios personajes nuevos de la política intrascendental de Bahía de Banderas, tomó el micrófono e hiló varias ideas que harían aplaudir a los presentes para verla callar, tomar la bandera con la que arrancaría la obrita y verla largarse del lugar.



Mirtha habló con un micrófono y en público, valiente; entre el parloteo se “leyó” lo que ya todos sabíamos, Mirtha no tiene ni la más remota idea de qué se debe hacer, presentó un mini informe de lo que no ha hecho, de los pendientes que dejaron los alcaldes anteriores y de lo que seguramente no alcanzará a hacer, obviamente este último argumento será utilizado para decirle a los votantes que no le alcanzaron tres años para hacerse la útil y pediría otros tres para terminar lo que no alcanzó, por dinero, por incapacidad y/o por tiempo.

La calle fulana está destrozada, los vecinos de Valle Dorado batallan con los baches, en la colonia perengana no hay luz, en el rancho “sabe cuál” no pasa la basura, los demás me los invento porque terminé en el baño, el dinero no alcanza, la policía la dejaron hecha pedazos, los reglamentos eran corruptos, etc, etc, etc, puros pretextos, puras situaciones que se entienden nada más si te das una vuelta en camión por bahía, necesitas media hora en ese municipio para darte cuenta de qué pie cojea, digo, no hace falta ser brillante para saber que Bahía es un rancho con gente trabajadora y políticos corruptos, funcionarios inútiles y líderes agachones.


Entonces Mirtha hizo un resumen de lo que hace falta, sí, a punto de cumplir un año de administración y la lumbrera le anda diciendo a la gente en sus colonias cuáles son las fallas en sus calles, como si la raza no lo supiera. La posición ejecutiva de la alcaldesa es muy simple de explicárselo incluso entre líneas, entre mentaditas y sonrisas de sus asesores que pretenden hacerla sentir bien para no ser desgreñados, solo hay que decirle que, en calidad de EJECUTIVA del mini poder de su municipio, a ella le toca echar mano de la celeridad y la eficacia para resolver los problemas, por eso tiene más de dos mil idiotas mamando del erario esperando una orden de trabajo para desquitar el salario, pero el problema es la cabeza, del municipio y el de la alcaldía, que no ha sabido funcionar gracias a que parece distraerse con la primer mosca que pasa y es por eso que hoy pierde el tiempo presentando un informe de lo que no se ha hecho ni siquiera en el año que va de su administración. Si usted es seguidor de la alcaldesa y empezará a mamar con que no ha cumplido un año, le daré un consejo, guarde esta publicación y vuelva a leerla el 18 de agosto, será la misma chingadera.

Lo que sucedió ayer confirma lo que ya sabíamos, al parecer durante meses Mirtha Villalvazo perdió el tiempo entretenida en quién sabe qué, razón por la cual la mandaron llamar en Tepic para asistir a la oficina del Gobernador y recibir un jalón de orejas por no ver por su municipio y pasársele entre fiestas y vendimias, luego de eso, con el tiempo encima, llamó a todos para conocer los pendientes, como si ella no recorriera su municipio y no se diera cuenta, primero que su gobierno no funciona y segundo, que el pueblo sufre con su presencia, me hubieran preguntado.


Como la más rezagada del salón de clase, cuarto para la hora, Mirtha parece haberse puesto las pilas, aunque sea nomás para salir a la calle a decirles a todos que la tarea no la trae lista y preparando a su gente para decirles en el futuro que la tarea que terminó en “la noche” se la comió el perro en la mañana, clásico.