• soycolin

Grasas en el drenaje no paran; SEAPAL empieza notificaciones y posibles sanciones

Ante el incumplimiento de usuarios que vierten grasas a los drenajes, principalmente del sector restaurantero que ocasionan obstrucciones al flujo de aguas residuales y con ello posibles derrames en calles, SEAPAL Vallarta ha agudizado su campaña de inspección para verificar el uso de trampas graseras y su mantenimiento en establecimientos comerciales que manejen alimentos procesados en zona de playa.



En las inspecciones y labores de limpieza de drenajes, pozos de visita y demás instalaciones hidrosanitarias, los primeros resultados evidenciaron que grasas y aceites siguen vertiéndose, ya que se encontraron taponamientos en las líneas de drenaje.


Las grasas y aceites son sustancias que no deben verterse al drenaje sanitario, puesto que una vez que están dentro de la tubería se solidifican, ocasionando obstrucciones al flujo de aguas residuales, daños a la infraestructura y posibles derrames de aguas negras en la vía pública.


El subdirector de Calificación y Catastro, Enrique Peredo, afirmó que esta actividad arrancó en diversos establecimientos de la colonia Emiliano Zapata, donde se realizaron inspecciones y dejaron las primeras notificaciones para el cumplimiento de esta obligación y para conocer el manifiesto de la empresa de manejo de grasas y su disposición final.



Por su parte, Antonio Rodríguez, jefe de Recolección de Aguas Residuales, informó que como parte de las actividades que realizan las cuadrillas a su cargo, está el mantenimiento permanente a la infraestructura sanitaria en la zona cercana al mar, tal es el caso de cajas areneras, pozos de visita, registros y líneas.


En ese sentido, agregó que en días recientes se trabajó en las calles Francisca Rodríguez y Amapas, centrándose actualmente las labores en Manuel M. Diéguez, donde se realizará el mantenimiento preventivo de la línea de drenaje.


Mencionó que a la par de estas inspecciones estarán iniciando con una nueva intervención para limpiar y extraer las grasas acumuladas de la línea de drenaje de 12 pulgadas de diámetro que recolecta las aguas residuales desde Conchas Chinas y las lleva al cárcamo Aquiles Serdán.


Cabe señalar que arrojar grasas o aceites al drenaje es una práctica prohibida en los artículos 61 y 112 Fracción XV del Reglamento para la Prestación de los Servicios de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento del Municipio de Puerto Vallarta, así como por los puntos 4.5 y 4.14 de la Norma Oficial Mexicana de la Semarnat (NOM-002-SEMARNAT-1996) y la Norma Oficial Mexicana de la Secretaría de Salud (NOM-093-SSA1-1994).