• Héctor Colín

La Manzana Podrida




Hace un par de días discutía con alguien sobre la trascendencia del trabajo que se supone que hace el regidor Francisco Sánchez Gaeta, en el diálogo no pude evitar fruncir el ceño por los argumentos de mi compa, en su análisis sobre la política que hace Paco Sánchez Jr. resumió que veía un buen trabajo, al menos como regidor. Sospecho que tengo que cambiar de amistades.

Ayer me encontré con una columeja tediosa y enredosa a la que le dediqué dos segundos, exclusivamente para entender desde la primera parte de su argumento, según el autor de nombre “El Porro” y de alias Gerardo Sandoval, -“el trabajo del Regidor Paco Sánchez es trascendental y de reconocerse”. Nada puede estar más alejado de una realidad simulada y publicitada que solo le funcionará al “columnero” para producir los dos pesos que no consigue de otra forma, trabajando, por ejemplo. Y es que últimamente se ha hecho muy sencillo escribir líneas y abrir el hocico respecto al estado que guarda el grandioso deporte de la política, se hacen declaraciones irresponsables que solo confunden a la raza, apendejan a los “políticos” y le matan el hambre a unos cuantos escribanos de la redes, sin entender que la responsabilidad de hacer público lo que se piensa va más allá de lo que podemos ver a siempre vista, no se puede hablar con argumentos resultados de una investigación por encimita, una corazonada o un chisme, debe analizarse la trascendencia de lo que se dice.

“Paquito” Sánchez puede estar peor, se esmera y profesionaliza la forma en la que se hunde su carrera política. Y si no me cree, me vale madres, aquí le va lo que yo creo.


Creció bajo la influencia del priismo de antes, el viejo, aquel PRI que ilusionó a muchos con la posibilidad de una vida mejor a costilla de los más pobres y pendejos, quizás leyó algunos preceptos de la política de los viejos y se convenció solo de que podía dedicarse al bonito deporte de hacer de la vida inútil un negocio, fracasó y se fue a Morena, lo intentó y dicen que se relacionó bien, al grado de salir corriendo bajo las patas de Luis Munguía, si, hay todavía cosas peores que seguir a Luis Munguía y Paquito se encargó de marcarnos el rumbo, por lo menos de lo que no se debe hacer. Después de huir de Morena porque le cerraron la puerta en las nalgas, se cobijó con Munguía dentro del Partido Verde, el mayor parasito activo de la política vallartense, se hizo de unos compas y se dedicó a hacerse puñetas mentales, al proyecto del verde le alcanzó para tumbar al MC y compartir con ellos las sillas de oposición en el gobierno del Profe Michel; como regidor perdedor, lo ideal para el rancho hubiese sido encontrar en el regidor una actitud propositiva para generar el bienestar que El Profe no entiende, pero no, se dedicó a romper madres, como chivo en cristalería, sin orden, si  la capacidad de razonar los alcances de abrir el hocico a lo pendejo, si usted cree que nada puede ser peor, espere.


Hay dos tipos de políticos aplicables para este caso, el que se beneficia de la posición y ayuda a los suyos olvidándose del pueblo, como Luis Munguía, por ejemplo, o el que se olvida de sus intereses particulares y le entra al toro por los cuernos a los problemas en la búsqueda de una mejor vida para los gobernados, como el caso de ninguno de los regidores actuales. Paquito entra en el primer supuesto, el problema más grave es que tampoco se ha beneficiado él, no por desinteresado, sino por güey, mucho menos pudo proteger a algunos familiares que estaban cómodamente “trabajando” para el ayuntamiento antes de que él llegara, y es que es tan mal político que, tratando de ayudar, terminó por perjudicar a sus familiares que buscaron desmarcarse de él desde el principio. En su intento de hacer política se los llevó entre las patas y los corrieron, intentó dialogar con el alcaldito y no pudo convencerlo para regresarlos a sus empleos, por lo que evidentemente es el resultado de un pésimo manejo de sus relaciones.



Hoy es el apestado, en su partido ha tenido que empezar a jugar solo, con la otra “blandengue” oposición ha intentado jugar y solo le han prestado el control que no está conectado al Nintendo, hoy se ha aliado con los otros apestados de Morena que se han olvidado de la buena voluntad para empeñarse en atacar a un anciano que necesita dos cachetadas y ayuda psicológica, médica y cariñosa, y es que se han olvidado de que el enemigo tiene apellido Michel pero no es Luis, sino Jesús, Manuel y quien sabe cómo se llame el otro pendejo, esos parecen ser los verdaderos responsables de la debacle del Profe, hasta Pa elegir enemigos es pendejo El Paquito.


Fortalecido por un abogado al que espero que le estén pagando bien, Paco Sánchez se presenta a las sesiones de cabildo bien armado para hacer el ridículo, para exhibirse como golpeador y poco conciliador, por eso se le ha restringido su acceso a los otros círculos que operan con un poder distinto.


Si no me cree, aquí le va, después de hablar de la pendejada que hizo Carla Esparza en su intentona de meterle mano a la administración del Seapal siendo una simple e insignificante regidora, se convirtió en aliada de Paco, lo que evidencia que ya se prestan a los gatos, a los subordinados que hacen la tarea a medias, esos que leen de más y que arman oficios mientras operan “batallitas” sucias desde las redes creadas por Paco Sánchez y sus amigos con ideas pendejas. La otra aliada es aquella que confesó Nepotismo, si, una delincuente que ya juega en las filas de Paco, o Paco en las de ella, nadie sabe.


Usted recordará el escandalito que armó Paquito Sánchez hace unos meses cuando trató de convencer al alcalde de que se le negara la licencia de funcionamiento al verificentro del gobierno del estado con el que Alfaro pretendía chingarse a los jaliscienses con el argumento de que cuidará el medio ambiente, en aquel entonces, el Paquito se atrevió a sentirse chingón y perdió la razón, porque él no es autoridad, porque no tiene facultades, primero para darle órdenes al alcalde y segundo, para obstaculizar una licencia que pudo haberse tramitado de manera legal. Imagínese usted, si eso es lo que se hace en público, qué no se hará en privado, y es que eso de sentirse “verga” para trabar un trámite administrativo municipal es muy GRAVE. En manos de quién estamos y quienes intervienen en esas decisiones.

Si usted cree que esto no puede estar peor, aguante y siéntese bien, hoy, el equipo de Paquito se ha reforzado con un sujeto que le arrebató a Luis Munguía, Juan Calderón, quien es otro que vive de chaquetas mentales y que no ha logrado nada a pesar de haberse ridiculizado quemando pollos y bailando zumba. Juan Calderon hoy es el brazo fuerte de Paquito Sánchez, pero, si usted cree que nada puede ser peor, aquí le sigo…



Decía que Paquito parece chivo en cristalería, nadie le enseñó que incluso para ser por llamativo había que ser ordenado y disciplinado, hay que ser un caballero también, por eso no está bien que Paco ande llevando y trayendo información entre grupos políticos con la intención de convencer y Jaír agua para su molino. A su estrategia no se le ve forma, no se le ve modo, no se entiende a quien defiende, a quién ataca o con quién está peleado, porque de ser por el municipio la estrategia sería otra, habrá que superar su próximo movimiento para entender un poco más sobre la razón de Paco para estar cada vez peor. Por cierto, Paco está tan mal, que la Zatarain se la arrebató la melolenga de Melissa Madero.

Regresando al punto, Paco es hoy la manzana podrida del verde, esperando ensuciar al emecé y a Morena, donde le permitan.