Las Ocurrencias de una Alcaldesa

Paréntesis.

Hace muchos años, en la plaza del Pitillal vivía una mujer, sumida en una indigencia de la que nunca pudo salir por culpa de la demencia. Paty “La Loca”, tenía una fascinación por romper la paz en cada oportunidad, buscaba siempre cualquier pretexto para encarar a quien la observaba de mala manera debido a su mal aspecto, la culpa no era del espectador sino de la facha de Paty, muchos años viviendo en las cálela forjaron en ella una imagen desagradable para la mayoría, sin saberlo, vivía dentro de una burbuja que le generaba problemas, que para ella eran una diversión, un escape momentáneo del infierno que se enardecía todos los días en su cabeza. Nadie nunca conoció el pasado de Paty, tampoco supimos qué sucedió después de que desapareciera del mapa; ¿se le extraña?, no, pero todos los que de vallarta somos, conocemos la historia y de vez en cuando el nombre de aquella indigente se convierte en un calificativo muy vallartense para etiquetar a alguien… pero esa no es la historia de hoy.

Capitulando los temas, me voy al punto para dejar de divagar.


Al parecer, las llegadas accidentadas y milagrosas a las alcaldías por parte de los candidatos de Morena en la región, le cayó de sorpresa a todos, incluso a los ahora alcaldes, que nunca se prepararon para la tarea y es que la admiración de los ciudadanos tuvo lugar porque la esperanza estaba puesta en ellos, con fe ciega, entonces, cuando llegaron al poder, pues todo se vino abajo y la decepción flotó como ya saben qué.

Al parecer, Mirtha no da una, no quiero repetir lo que sus colaboradores dicen de ella porque podría ser demasiado ofensivo, pero no debemos olvidar que la lealtad tiene un precio, un punto de equilibrio y un momento en el que el compromiso se rompe y los topes se ponen de moda.

La gente supone en la calle muchas cosas extrañas sobre la actitud de la alcaldesa de Bahia de Banderas, su actitud de revancha, de búsqueda de venganza y el acorralamiento de sus rivales son la fórmula que Mirtha considera eficiente para lograr el objetivo de sacar avante su gestión, sin embargo, la gente que sabe, entiende que la situación que vive la edil salida de El Valle, es peligrosa, porque sus aliados disminuyen y sus enemigos encuentran un motivo en común para unirse.


El contrapeso político de Bahía de Banderas pudiera ser el Diputado Héctor Santana, pero también ha demostrado no entenderle a la política pública y se ha hecho un profesional en la política de oficina, comida cara y besos a los viejitos, proyectándolo como candidato algún día, pero jamás como una salida viable para la situación en la que quedará Bahía después del paso del Huracán Mirtha.

La gestión es gris, no hay avance y no se ve nada prometedor en el horizonte. Lo preocupante para los ciudadanos es la amenaza a la tranquilidad de los críticos, y es que el diálogo abierto al parecer no lo conoce la ex diputada, la apertura a la intervención por un mejor Bahía de Banderas no existe.


Me han hablado de una supuesta actitud de cazadora de la alcaldesa, en la que sube fotos que, por cierto son horribles para que sus detractores las utilicen para después demandarlos legalmente o por lo menos bloquearlos de los accesos a sus redes sociales y por fin caminar por una gestión en paz sin que nadie le diga que su trabajo luce chafa y de mal gusto para lo que Bahía de Banderas significa.

Las fotos de la campaña están sujetas a derechos de uso exclusivo de Mirtha, por lo que la ilustración de las notas no puede hacerse con la imagen de la alcaldesa o se las verán en los juzgados penales con ella, donde al parecer tiene “migas” bien amarradas.

Con todo esto, es evidente que en Bahía de Banderas se esconde algo muy oscuro en el planteamiento de la estrategia de gobierno, buscando quien las pague y soslayando la responsabilidad de trabajar para avanzar.

Por mi parte, he visto las fotos y es triste ver lo bajo que ha caído la calidad de la promoción del destino, la forma tan baja de hacer política y las cualidades para gobernar son negativas.

Debieran decirle a Mirtha que nadie va a querer robarse su trabajo, es chafa, de mal gusto y sería indigno compartirlo para pretender ayudar a alguien. La promoción debería hacerse tan bien, que todo el mundo va a robarse un trabajo que, si es hecho por un fotógrafo con gusto por su chamba, podría hacer más de esas fotos todos los días con la finalidad de tener más material para que la raza se las robe y ruede la buena imagen de Bahía por todo el universo, pero supongo que es difícil de entender cuando como alcaldesa te sobra BARRIO y te falta MUNDO.

Imagínate levantarte todos los días con el objetivo de encontrar quien te ve feo para pelearte y sentir que fuiste útil.

En fin, al parecer hay unas notitas que le molestaron a Bahía de Banderas porque se trató de un par de unidades vehiculares que se entregaron oficialmente por el municipio para el trabajo oficial y dicen que desaparecieron del mapa. En una reunión oficial con gente de Morena, se reconoció públicamente el avance que tuvo Jaime Cuevas en la administración pasada con respecto a la deuda que se le heredó a él por José Gómez, quien por cierto, tiene un amigo de piquete de destos en la diputación y con el que pretende acercarse de nuevo al despacho de la alcaldía.

Besos desde Times Square…