• Héctor Colín

¡LOOOOOOSER!


Abrir la boca es fácil, engañar a las personas poco preparadas es pan comido, abusar de quienes son necesitados es para novatos, excederse en los sueños es incluso involuntario, pero, lo que es realmente difícil, es asumir la responsabilidad de lo que se dice y lo que se hace para engañar, abusar, extorsionar y soñar con pisotear a los vulnerables para lograr algo que no se puede con inteligencia emocional, esfuerzo, moralidad y valores.


Ayer fue un día de celebración para mi, para los dos que me leen y le entienden para entretenerse, para quienes tienen la capacidad de discernir y tomar decisiones acertadas por el bien de Puerto Vallarta. “El Chuyín” se convirtió últimamente en mi payaso favorito y antier se graduó como pendejo.

Ruedas de prensa dee patio...

Hace unos días repliqué el resultado de una ruedita de prensa convocada por José de Jesús Michel López, hijo del alcalde de Puerto Vallarta, en la difusión de la convocatoria se incluyó exclusivamente a quienes le aplauden al hijo del Profe, a quienes tienen ya amarrados para besar sin chistar; en el eventito, los trabajadores del ayuntamiento del área de Comunicación Social, pagados, no por su padre, sino por nosotros, estuvieron cubriendo la ruedita de prensa de Jesús Michel, no por gusto, sino por compromiso para no perder su chamba, enviados por María Roa y obligados a estar allí a cambio de unos pesitos que ven a cuentagotas en su salario, el resto fue la prensa, esos a los que ya incluyeron en las limosnas que “El Chuyín” al parecer reparte de manera discrecional. Como se acostumbra en Morena, las ruedas de prensa son monólogos de un payaso, actitos de circo en los que se pretende convencer de que una fantasía es real, por eso sólo van paleros con secundaria trunca y mucha hambre, pero bueno, ese no es el tema, el chiste es que en ese eventito, “El Chuyín” se hizo el valiente, se asumió como político de altura y trató de lucirse, inició su carrera como payaso profesional, al mismo tiempo, cavó la tumba en la que enterrará su carrera política, dijo que, con su asociación civil llamada “Que Siga la Democracia”, le entregaría a su líder moral y político Andrés Manuel López Obrador, una participación sólo en Puerto Vallarta de 90 mil votos en el ejercicio de la Revocación de Mandato.



jajajajajajajajajja

El cálculo, seguramente se lo sopló uno de los imbéciles que trae como asesor, se lo inventó o lo hizo él mismo en una servilleta y contando con los dedos, las chaquetas mentales de los políticos de hoy no les permiten hacer la concatenación necesaria para fundar lógicamente sus argumentos (si no entendió, lárguese). “El Chuyín” contó los votos de la elección pasada, envió un par de mensajes en busca de apoyo y le dijeron que sí, entre ellos, Luis Munguía, quien al parecer utilizaría lo que quedó de la estructura del Partido Verde en Puerto Vallarta para hacer un llamado público a la participación en la revocación del dominigo pasado. Seguro que también Bruno Blancas y Yussara, porque tuvieron participación en la convocatoria desde sus redes sociales.


De los activos políticos en el rancho, hubo un par de inteligentes que se desmarcaron de la convocatoria para evitar ser embarrados en la farsa, el mismo alcalde Michel y Salvador Llamas, a quienes no vi participando en la invitación a apoyar a AMLO.

Eventazo, con música, cualquiera asiste.

Por otro lado, como buen “Loser”, sólo hacía falta dejar operar solo a “El Chuyín” para verlo caer, para que se convirtiera en el payasito que todos sabemos que es. El poder que tiene en la mente y con el que camina orgulloso resultó no existir, no ser real, porque su convocatoria no llegó a donde pensó y dijo que llegaría. Y es que hacer cálculos y política desde un Casino no es lo ideal, sobretodo cuando pierdes la noción del día y la noche para salir a decir estupideces como que todo Puerto Vallarta está con Andrés Manuel y que el éxito del alcalde es gracia a él.


Qué sucedió, pues lo tiraron a loco, como sucederá siempre, excepto que, a diferencia de lo que sucedió este domingo pasado, la raza no salió y, la próxima vez que tengan qué salir, será porque “El Chuyín” estará en una boleta para ser despreciado por quienes ya no lo quieren, por las víctimas, pues. Ahora, todos esperan verlo como candidato para demostrarle el cariño que sembró desde el inicio de la gestión de su padre. Ya tengo lista mi INE.


pa pendejo no se estudia...

Lo irónico, es que el ejercicio de la revocación la planeó Morena desde su cabecita de algodón para lucirse, para mostrar músculo porque todos viven engañados pensando que el pueblo los quiere, entonces la soberbia los nubló y al final les exhibió su realidad. El Presidente de la República completamente volcado hablando todos los días del tema, toda la maquinaria del gobierno federal operando la convocatoria, todos los programas clientelares funcionando perfecto e incluso el Secretario de Gobernación utilizando los aviones oficiales para visitar a los operadores de todo el país para fortalecer la participación que esperaban, todo estaba listo, incluso los pendejos que desde debajo de sienten importantes como “El Loser”. La popularidad del presidente se vino abajo, se demostró y no queda mayor límite para la popularidad del presidente que el mismísimo fondo, ya nadie detendrá su caída porque al parecer, las condiciones de los mexicanos van en decadencia gracias a las políticas públicas aplicadas por el gobierno de AMLO.


Pues bueno, de las habladas se confió “El Chuyín” y se le hizo fácil la puñeta mental, dijo que 90 mil saldrían a votar para que AMLO se quede (sin considerar que de cualquier forma se quedaría), la realidad fue muy distinta a la que esperaban, nada más en Puerto Vallarta, salieron 17,921 personas a seguirle el juego al presidente, poco más de la mitad de personas que votaron por el Profe Michel, por lo que la fuerza de Morena es evidentemente más guanga que los argumentos de mi nuevo payasito. La diferencia del total de los participantes entre los que dijeron que sí y los que dijeron que no siguiera AMLO, es irrelevante, seguro que hubo unos cuantos cientos que se levantaron temprano para ir a mostrarle su rechazo al presidente, al resto nos valió siete hectáreas de reata el egocentrismo del Presidente que lo motivó a realizar un ejercicio en el que no se llegaría a nada, si usted piensa discutir esto conmigo, le recomendaría primero que terminara la universidad y un par de libros, de lo contrario estará listo para aplaudirle al coordinador de la asociación morenista “Que Siga La Democracia”.


Celebración en grande por la derrota de Morena en Vallarta...

A “El Chuyín” le faltaron 72,079 votos en su vaticinio. Neta, ¿quién se equivoca por tanto?, pues un güeyón.


Los contras ya entendieron que la capacidad de “El Chuyín” no motiva ni siquiera para enfrentarlo, lo dejarán como niño chiquito a que se caiga sólo, al parecer, no aprenderá ni a caminar, sus asesores deberían estar molidos de mentadas, por la estupidez y el ridículo en el que lo embarraron, pero no quedó allí, citaron a una fiesta para festejar el mal cálculo. Jajajajaa, imbéciles.


Estuvo bien chistosa la cobertura de los medios “tragacuandohay” que dijeron que había triunfado AMLO, pues claro, la consulta se hizo, desde mi punto de vista, para contar a los pendejos, obviamente iba a ganar el presidente que, por cierto, anuló su voto con una “leyenda” que escribió en la boleta.


Ahora bien, mi pregunta más importante sería sobre quién pagó el escenario y los artistas utilizados en la celebración de la pendejada más grande hecha por un político ocurrente de Puerto Vallarta. Digo, no cuestan tres pesos y, por lo menos esa celebración vale más que la mismísima casa del alcalde, algo no cuadra.


Le seguiría pero ya me enfadé y quisiera dejar algo para después. Quedan todavía dos años y medio, aguántese que, como usted dijo, no es personal. Supuesto Pendejete.


Bueno, antes de irme hay dos temas pendientes, por fin le darán un respiro a la hija de Juan Rincón en su tarea de ir por alguien a la escuela primaria que se encuentra cerca de Plaza Caracol, el salario de la muchacha es exprimido al grado de hacerla cómplice en el desvió de la lana que debería ser destinada para otra cosa y no para ir por los niños de alguien a la escuela, usada como chofer y escolta. Pésimo.


Y ahora sí el último, no, mejor mañana…