• Héctor Colín

Manita de “Cochi” al Alcalde

¡Sin Llorar!



El día de ayer, mediante una publicación hecha en las redes sociales, el perfil oficial del Seapal Vallarta dio a conocer que el alcalde había sido citado en las instalaciones del organismo para una reunión extraordinaria del consejo de administración para valorar y, en su caso, autorizar algunas de las peticiones hechas por el sindicato de trabajadores del organismo a cambio de inhabilitar la huelga que se había amenazado para activarse hoy.


Lejos de lo que usted pudo ayer consultar sobre el tema en los medios que se le han puesto a modo al alcalde, la película de la supuesta huelga, la endeble denuncia de corrupción del sindicato y la propuesta de hoy en la que el ayuntamiento ha prometido pagarle más a los empleados del Seapal, el tema da mucho más de qué hablar, incluyendo la trama de una novela que apenas comienza y a la que se le vaticina más drama y ficción, sangre y lágrimas.


Desempolvado y con oxígeno suficientemente bien suministrado, el alcalde acudió a la oficina de Salvador Llamas Urbina para ponerle fin momentáneo al conflicto mediático, social, legal y político en el que embarró Llamas al ayuntamiento. Al parecer, los argumentos vertidos por el director del Seapal no tenían fundamento legal para proceder con la necedad de bloquear al sindicato actual y crear otro a modo, por lo que el equipo que lo acompaña y el propio alcalde quedaron en ridículo, como payasos y doblando las manitas. De haber legitimidad en las palabras Salvador Llamas, el progreso de la huelga que se calificó como ilegal, no debió haber trascendido como lo hizo, sin embargo, al parecer, los rateros caprichosos del sindicato tuvieron razón, obligando al alcalde a ceder ante la amenaza de dejar sin agua a toda la ciudad que El Profe mal gobierna.



La mano de cochi aplicada a los Morenistas sirvió, por lo que ahora se considerará una herramienta útil en la manipulación del gobierno chairo que encabeza Luis Pancracio Michel Rodríguez, que manipula Salvador Llamas y que se dice, opera desde lo oscuro uno de los hijos.


La política tiene distintas perspectivas, claramente, los que ahora mandan en el gobierno municipal, no saben diferenciar entre el significante personal del interés y la conveniencia pública. Llamas se quiso imponer y la trascendencia de su deseo significó dejar sin chamba a muchos elementos importantes, abandonar la atención a las tareas básicas del organismo operador del agua e incluso dejar sin el vital líquido a todo Puerto Vallarta.


La presión fue muy dura, el sindicato ratero, como lo calificó Llamas, los del Cártel del Agua, tuvieron mejores contactos, mejores amigos y mejores aliados en todos los órdenes del gobierno, uniéndose en una batalla que ganaron ayer, cuando exhumaron al alcalde para poner orden en el Seapal. Una vez más, El Profe quedando en ridículo por sus colaboradores. La reacción del Profe fue buena, eficaz, pero un poco tardía, porque la relación entre los huevones que administran y los que sí trabajan en el Seapal ya está desgastada y no tardará mucho en dar más y mejores problemas. Digo mejores porque se pone divertido.


Con un incremento un poco mayor al ocho por ciento, los trabajadores del Seapal podrán celebrar un triunfo, no a favor de su bolsillo, sino a favor de todo un pueblo que no permitirá que la voluntad de unos cuantos permee sobre el interés público, sobretodo cuando se trata de atender las necesidades básicas a las que los ciudadanos tienen derecho desde el momento en que como ciudadanos cumplen con su responsabilidad de ayudar con los gastos del gobierno mediante el pago de sus impuestos o de los servicios.


El berrinche de Llamas llegó muy lejos, la situación la llevó al límite, al punto de tener a todo Puerto Vallarta pensando en la crisis que se generaría con el bloqueo del servicio de suministro del agua, hoy, el problema está medio solucionado, porque la intervención del alcalde sólo logró alargar la amenaza, entendiendo que los hechos respecto a la palabra de los morenistas nos dicen que no cumplen sus promesas, así que mientras la promesa no se firme en un papel, el sindicato podrá continuar con la batalla por sus derechos.


Al final, el proyecto sobre garantizar el funcionamiento del Seapal durante los próximos 50 años del que habló Llamas hace un par de días, quedó en el olvido, los problemas se solucionan al vapor y cuando se navega tranquilo es cuando se puede pensar razonablemente en la proyección del futuro. Hoy, los problemas básicos de los que adolece el ayuntamiento no se han podido resolver, y es que, como ya lo dije, no es lo mismo ser cantinero que borracho.


El barco se hunde y El Profe no ha echado a nadie por la borda, le estorban muchos y le sirve ninguno, haciéndolo ver mal no solo conmigo, sino con los ciudadanos que hoy le temen a las represalias de un equipo amenazador en el primer círculo del poder municipal.


En cinco meses se han acumulado al menos 5 manifestaciones de inconformidad con la gestión de Michel Rodríguez, no me hagan caso, pero esa lectura es más sencilla de hacer y más escandalosa que todo lo bueno que pudiera María Roa del gobierno del que es portavoz. Ayer se presentó una nueva encuesta en la que el Profe aparece en el lugar 10 de los mejores alcaldes del país, no quiero ni imaginarme cómo estarán las condiciones de los demás municipios, suponiendo que fuera real, pero como no lo es, pagan por salir arriba en una encuesta que a los vallartenses hoy nos da risa.


Antes de irme, los regidores se andan haciendo pendejos, aliándose con el gobiernito. Les dejaré una tarea para que se vistan de gloria y nos defiendan como héroes, en cinco meses no se ha impreso ni una sola Gaceta Municipal, no me hagan caso tampoco, pero creo que eso es ilegal, y no les estoy pidiendo presión sobre la transparencia del ayuntamiento, sino nada más por la difusión pública de lo que sucede en el ayuntamiento mediante la Gaceta. Les daré unos días antes de pendejearlos de nuevo…



Mientras tanto, la tarea de los directivos del Seapal será agachar la cabeza y aceptar la derrota, porque son menos, son perversos y no son va