top of page
  • Héctor Colín

Mi Hada con Mirtha


Como cenicienta con el tiempo contado, la cita se hizo pública a las 4:30 de la tarde, la convocatoria para una sesión extraordinaria A LAS 6:00 de la tarde en el cabildo de Bahía de Banderas con la presidente (PRESIDENTE, díganle al melolengo del Secretario General) MIRTHA VILLALVAZO AMAYA.


Como buen ciudadano respetuoso me presenté a la cita diez minutos antes para no perderme nada, sin embargo, los primeros invitados a la fiesta llegarían media hora después de la hora citada, los inútiles de Comunicación Social, de la jefatura porque ni dirección es, llegaron a las 7 de la tarde, Mirtha llegó a las 8:30 para desmembrar una reunión privada previa a la estéril sesión de Cabildo.


Quizás voy muy rápido, el punto es que la cita era a las 6 de la tarde y Mirtha legó una hora y media después a encerrarse con los regidores, en público sacó a todos los ciudadanos del recinto par discutir un asunto en lo oscurito, algunos dijeron que Mirtha se atrevió a proponer una iniciativa en la que pediría recursos económicos de manera urgente y emergente para llevarle apoyo a las familias que lo perdieron “todo” durante el paso del huracán Roselyn la semana pasada, allá por Sayulita donde fue lo más trágico. A la proposición se opusieron todos, quizás por la evidente muestra de “gandallismo” que presentó Mirtha para ir a pararse el cuello con la ayuda generada con el dinero de todos los bahiabanderenses así que se agarraron del chongo un ratito, por lo menos dos horas y media discutiendo quién entregaría los pañales, quién las colchonetas y quienes estaban autorizados para salir en la foto, así de PENDEJA la sesión de cabildo presidida por Mirtha.


Luego de que nos sacara a los ciudadanos que llegamos puntuales a la cita y nos hiciera perder cinco horas valiosas de nuestro tiempo, la alcaldesa dio la orden de permitirnos la entrada al recinto PÚBLICO donde acababan de agarrarse del chongo y pedir treinta ordenes de tacos, la mitad para los regidores “tragacuandohay” y la otra mitad para los directores de las dependencias que lloriquearon cuando al fin tuvieron que hacer su chamba, y es que la directora de protección civil, o de bomberos, ya ni sé porque nadie le puso atención al escrito que leyó en el que dijo que había trabajado muchísimo la semana pasada, sin dormir porque el huracán le puso una madriza a la raza de Sayulita que ya sabía que el río en algún momento los iba a arrasar y como la jefa de protección civil no tuvo los huevos para anticiparse y evacuar a la raza, pues todo se lo llevó la corriente, el punto es que la “bombera” lloriqueó por que la pusieron a chambear, luego vino el doctor encargado de sabe qué que también tomó su turno para decir que había chambeado mucho y luego habló la jefa de la policía para decir lo mismo, le echó ganas unos días a su chamba que le pagan por hacerlo así todos los días, el espacio siguiente fue peor, escuchar a los regidores y sus preguntas pendejas, sus escritos sin fondo, sin razón y con la evidente muestra de una primaria trunca, pa eso no se les paga.


Yo creí que todo lo feo que dicen de Mirtha era mentira, pero ahora que fui a visitarlos me di cuenta de que se quedaron cortos, ella se comporta como la “mandamás” como la matriarca, como la que debe ordenar que circule el aire o no, así trató a los ciudadanos con su retraso, con el retraso de tiempo y no el cognitivo, llegar dos horas tarde a una cita es la primer grosería, luego viene esconderse, la presidente optó por negociar la que parecía su iniciativa gandalla en lo oscuro mientras nadie observaba y todos escuchábamos afuera, la encerrona fue para convertir el ridículo en una tortura, una obra de teatro mal hecha en la que los súbditos se tomaron su tiempo para lambisconearle a la alcaldesa en público.

Como Cenicienta, con mis harapos y mi hediondez preparada dos días antes para no desentonar con el resto de la prensa de Bahía de Banderas, el tiempo se me agotaba, la paciencia me duró muy poco y ver a la alcaldesa dormirse con su propio circo y junto a sus propios enanos fue la señal para largarme del lugar antes de que se me rompiera la calabaza. Después de todo, luego de terminar mis oraciones me di por vencido, lo único que había de Mi Hada fue Mirtha.


Mirtha tiene una capacidad probada, desvirtuada por el ego y confundida por la vanidad, dicho sea de paso que esperamos todos que la alcaldía le dura toda la vida porque la caída a la realidad que está creando para cuando deje de serlo será muy dura, un infierno.

Sin más, la sesión fue un fiasco, así como su gobierno fallido, así como las calles de su municipio, así como la seguridad de Bahía de Banderas y sin ir muy lejos, así como la fachada de sus oficinas que son un basurero, de la sede del gobierno, en fin, perdí siete horas de mi vida en el zoológico orinado de Mirtha Villalvazo.

Comments


bottom of page