• Ruben Gómez Bernal

MIRTHA VILLALVAZO EN EL MAYOR RETO DE SU VIDA


El mayor reto en la vida política de la primera alcaldesa electa de Bahía de Banderas, Mirtha Villalvazo Amaya, lo asumirá el 17 de septiembre al tomar las riendas del municipio de mayor proyección nacional e internacional y más progresista de Nayarit. Lo asume en los tiempos de mayor crecimiento social, político y turístico. Las grandes inversiones de la Riviera Maya están fluyendo y le tocará seguir impulsando a uno de los polos de desarrollo más importantes del país, tarea que compartirá con los diputados electos de la Coalición encabezada por Morena, Héctor Santana, Selene Cárdenas y Alejandro Regalado, una posición del Verde Ecologista impulsada por ex alcalde José Gómez Pérez, y la diputada federal electa Jasmine Bugarín. Todos ellos tendrán la oportunidad de trabajar codo a codo por el progreso de Bahía, y futurizando, de ese grupo sabrá muchas posibilidades de que salga el próximo candidato a la presidencia, incluida la posible reelección de Mirtha, dependiendo de su desempeño al frente del gobierno municipal


Mirtha después de un proceso en el que primero fue designada candidata y luego se atravesó Carmina Regalado, le restituyeron su candidatura, y a contra corriente realizó su campaña y aunque los pronósticos daban como seguro triunfador en la reelección a Jaime Cuevas Tello, le bastaron tres semanas para sacarle una ventaja de más de 3 mil votos, que de otra manera seguramente la aumenta a varios cientos más.

Villalvazo Amaya, entrará a dirigir los destinos de Bahía con todo el poder de la gente. Ya está escribiendo historia como la primera alcaldesa electa, ciertamente Bahía ya fue gobernada en interinato por una mujer, pero Julia Palma fue por designación, por no decir de dedazo, y estuvo alejada de la gente, no había empatía entre la población con ella.


La elección para Morena, sobre todo en el ámbito municipal no fue sencilla, las filtraciones de las encuestas fueron desproporcionadas a la realidad, decían los panegíricos del doctor Jaime Cuevas Tello, que tenía ventaja de 14 puntos, con lo que no pocos periodistas se fueron en banda, decían que aventajaría con ese porcentaje la reelección.


Cuevas Tello no pudo reivindicar su gobierno en otros tres años, por errores y falta de tacto político, sus enemigos aducen que era muy “cuadrado” y no escuchaba a nadie, al grado de que su antiguo aliado y amigo don Héctor Paniagua Salazar, hizo causa común con Mirtha, que con la poca o mucha fuerza que todavía puede conservar, fue favorable para la candidata de Morena.


EL FACTOR VERDE ECOLOGISTA-JOSÉ GÓMEZ PÉREZ



En la elección hubo varios factores que incidieron en el triunfo de los candidatos a la diputaciones locales y federal, y a la alcaldía. El primero fue la marca Morena, que arrasó en el estado; las alianzas políticas a que llegó Mirtha con su equipo de colaboradores, uno de esos factores fue la alianza con el Verde Ecologista y el ex alcalde de Bahía de Banderas don José Gómez Pérez, al que políticamente daban por muerto, y hete que heme aquí, vivito y coleando,


Gómez Pérez a Jaime Cuevas Tello le metió fuerte el hombro, lo impulsó, pero después de ganar la presidencia le dio la espalda, y hubo distanciamiento entre ellos. Y Jaime Cuevas Tello, al igual que con Héctor Paniagua Salazar, a José Gómez Pérez no le cumplió los acuerdos.

En lo político al alcalde le faltó habilidad, fue muy parco y no cumplió sus compromisos con sus aliados, en lo administrativo se le tiene que reconocer que supo guiar a Bahía y tuvo logros destacados. Sin embargo, será muy difícil que vuelva al escenario político electoral a menos que dé un viro a su militancia porque en Nayarit para que vuelva a gobernar la derecha tendrá que esperar mucho tiempo.


POR UNA TERSA TRANSICIÓN



Después del fenomenal golpe que le asentó Morena a la Coalición “Va por Nayarit” conformada por el PAN-PRI-PRD, en la que le ganó de todas-todas las posiciones electorales, y en donde Mirtha se cuece aparte, se espera que la transición de gobierno a gobierno diferentes, sea tersa y armoniosa, luego de que Cuevas Tello aceptó el triunfo de Mirtha. Los conductos para que la transición sea sin sobresaltos están a la vista de todos, hay congruencia en el gobierno saliente y en el ayuntamiento entrante, y mientras Mirtha y Cuevas Tello no digan lo contrario, así será.