• Ruben Gómez Bernal

MONREAL FIEL A SUS IDEALES DICE QUE NO SE BAJA DEL BARCO




Ricardo Monreal, ex gobernador de Zacatecas y presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, puso en  marcha lo que será la pasarela de corcholatas de aspirantes de Morena  en suelo vallartense. “Corcholata” o no del Presidente López Obrador, lo cierto es que tuvo un cálido recibimiento entre militantes de Morena y funcionarios municipales, fue recibido en la reunión a la que fue acompañado por el alcalde profe Michel, con el grito de “presidente” “presidente” “presidente”. Como ha sucedido en los lugares que ha visitado, confirmó que va por la candidatura a la presidencia de México por Morena, que no se baja de la contienda y no sale del partido.

Para no pocos el zacatecano está fuera de la jugada de AMLO, no está en el radar del Presidente, lo subieron al camión morenista luego de mostrar públicamente su inconformidad por no ser tomado en cuenta por el dirigente del partido Mario Delgado, quien lo ignoró en las dos primeras convocatorias públicas en donde estuvieron las corcholatas de AMLO, por lo que apareció en la reunión de Coahuila, al lado de los otros aspirantes.

En la reunión en el Puerto, dejó muy claras sus aspiraciones y mostró que es un político con muchas tablas, en forma cortés agradeció la presencia del alcalde vallartense y por supuesto no dejó pasar la oportunidad de resaltar la presencia de su paisano zacatecano, Salvador Llamas, director del Seapal Vallarta. Ayer miércoles siguió en Puerto Vallarta antes de proseguir con su gira, con algunas actividades privadas y la presentación de un libro.

EL DESPOTISMO

Lo que sucede con la familia de la regidora maestra María Elena Curiel, llama la atención al ser cinco de sus miembros directos que están en la nómina del ayuntamiento vallartense, pero que no hay mucha diferencia con los que llevan al gobierno municipal a su montón de amigos, queridas,  gentes muy cercanas, nada más les falta meter en la nómina a sus gatitos y perritos. Por supuesto que no está bien el despotismo, es contra la llamada “moral de Morena” que promueve la honradez, pero que tire la primera piedra el que esté libre de pecado, puesto que las cofradías morenistas en todos lados del país están exprimiendo los puestos públicos, mientras el Presidente López Obrador insiste en que Morena es ejemplo honradez. Claro que no se puede cerrar a la verdad, porque también es cierto que hay morenistas que tienen como forma de vida la austeridad que predica el Presidente AMLO, pero de que hay tranzas, los hay, pero desde la mañanera todo se perdona cuando se trata de amigos.

La profesora Curiel no le da vuelta al asunto y afronta la situación, habla que sus familiares ya trabajaban en el ayuntamiento, y que los otros se ganaron los puestos por trabajos en la campaña, pero también es verdad que muchos de los que se batieron en campaña quedaron fuera, solo fueron elegidos los cercanos a los que mueven el tinglado municipal. La noticia de la maestra María Elena y sus familiares en el ayuntamiento fue nacional, varios medios reprodujeron la noticia sobre el despotismo del caso, y es que la regidora aceptó porque están en nómina su pareja, tres hijos y su nuera.

Por otra parte circuló la versión que fueron dados de baja de la nómina municipal, por el Jefe de Gabinete Salvador Llamas,  los familiares de la maestra Maria Elena Curiel. Cuestión de confirmarlo