• Héctor Colín

Naco es Naco

De acuerdo a la profunda investigación que hice en sopitas.com, ser NACO es un mexicanismo que se refiere a alguien o algo que se percibe como vulgar o corriente, de mal gusto; sin urbanidad o civismo; de origen indígena o de bajos recursos, como Morena, pues.



Dejaré de lado la percepción adecuada de este término relacionada con el Gobierno de Bahía de Banderas, para enfocarme en el tema de moda, los nacos que Gobiernan Puerto Vallarta.


Ya no sé si es necedad o ignorancia la del Profe Michel, pero no termina de dar una buena, una que le aplauda, y por si fuera poco, cada vez que pienso que no puede ser peor, esta raza se esmera y se luce, me apantallan con su brillantez.



Ya el rancho de por sí es naco por la relación del pueblito típico mexicano con el destino 17 mil estrellas que intentan vender con calles hechas garras, con taxistas que dan mierdo y vergüenza, con un malecón con olores a miados y otros fluidos, con basura por todos lados, por una vaca en la esquina, por la indigencia histórica, por la policía corrupta bien ilustrada en las películas o por un gobierno que reparte camisetas con el lema de “La Ley de Herodes” o te chingas o te jodes.


El dinero no quita la humildad; la pobreza no es reflejo de suciedad, pero NACO ES NACO.



Después de haber estado MAME, MAME, MAME Y MAME con que tenemos un destino de primer nivel y de clase mundial, nos vienen a poner una feria de rancho en la nariz, en el pleno malecón de Puerto Vallarta, a la vista de todos, para que el turista crea que todos tenemos el mismo mal gusto.


El mal gusto del Profe Michel no se queda allí, nos cuesta muy caro, y digo nos cuesta porque a diferencia de ellos, yo si pago mis impuestos para que puedan fantasear con su nueva vida de monarcas y hacer “nacadas”; seis millones de pesos no le quitan lo naco a la “celebración” navideña del gobierno municipal actual. Sí, $6,000,000.00 de pesos.



La pinche villa navideña en el malecón, costó 6 millones de pesos y no 4 como dijeron, lo más grave es que continúan diciendo que no tienen dinero para los salarios, por lo que hablar de la limpieza del malecón no tiene ningún caso por que jamás sucederá. Esta villa navideña consta de una pista de hielo, unas cabañas improvisadas que le costarán una lana a los comerciantes que serán colocados allí para hacer enojar a la competencia que tendrá que quedarse en sus posiciones habituales, por lo que la villa será un tianguis de mal gusto y corrupción por debajo del agua, también incluye juegos mecánicos, de esos en los que se matan las personas por la falta de mantenimiento y seguridad en las instalaciones, así que no descarten el escándalo por ver a un turista hecho garras bajo uno de esos armatostes.



El gusto del Profe o de sus acompañantes es Naco, ya ha quedado más que demostrado con su fascinación inútil por el box, por repartir bendiciones (católicas), por usar 45 escoltas, dos negros que echan aire y un güey que carga un paraguas mientras el alcalde camina; nada de esto le ayuda a él y mucho menos al municipio.


Según mis cuentas, llevan al menos 9 millones gastados sólo en un mes de pendejadas, mientras las patrullas se quedan tiradas a media persecución en el pleno centro de la ciudad, los camiones de la basura no tienen mantenimiento y la raza de protección civil no tiene sandalias para salvaguardar las vidas en la playa.


El mal gusto no se quita con dinero, tampoco con asumir una posición, el gusto naco es peligroso y corrosivo para destino como Puerto Vallarta.



Es extraño que el melolengo que despacha en el Fideicomiso haya cedido un millón de pesos para una “villa navideña” de este nivel, sobretodo cuando supone él, ser un genio para la promoción del destino. Con suerte, Villaseñor negoció nuevamente por un porcentaje del “patrocinio” para su bolsillo como acostumbran hacer para pagar la “letra” de la troca y volar a centroamérica para hacer lo que aquí sería inmoral e ilegal.


Es claro, con alguien se están cumpliendo compromisos sin traerle beneficios al rancho, sobretodo cuando nos averguenzan con sus eventos en los que se derrocha elegancia para los Morenos, por Nacos.


De este tema, más mañana…